ÉL + ELLA

boy girl

Él no sabe que dentro de ella hay una bestia salvaje, un animal sexual que muere por ser tocada, que tiembla de lujuria y deseo; dopado, dormido, dominado, pero ahí está. Ella no sabe que él tiene un corazón que palpita, que muere por amor, por un abrazo, por cariño y ternura.

Y, peor aún, ninguno de los dos sabe lo que hay en su interior, porque les han dicho que no lo tienen. A él le han repetido hasta el cansancio que todas sus acciones deben estar guiadas por su deseo, y le han dicho que ese deseo es arrasador, incontrolable, que puede hacer que incluso deje de pensar claramente…y él les creyó, es más fácil comportarse de esa manera que combatirlo.

¿Y qué no le habrán dicho a ella sobre su incapacidad de desear el cuerpo masculino? Le dicen que todo aquello que llegue a sentir que se parezca a la lujuria, es incorrecto, es pecado. Ella es objeto de deseo, le enseñan a tapar su cuerpo provocativo, ese cuerpo que es el combustible y motor de la fuerza imparable que es el deseo masculino. Su cuerpo sirve para ser deseado pero, ¡ay de ella si se atreve a cometer la tontería de desear! Ante tal barbarie, la hemos de señalar, ridiculizar, humillar. Sólo el hombre desea.

Ella no.

Ella sabe sólo amar, y su sexualidad no tiene más amo que el amor.

Él desea, y puede valerse de todos sus medios para satisfacer su deseo, inclusive disfrazarlo de amor. Después puede justificar su desliz: el deseo que emana de él es simplemente imparable.

Pero algún día les toca encontrarse, mirarse, desearse o amarse. Y ella cree que con sexo conseguirá su amor; él, por su parte, que con amor conseguirá sexo.

Si tan sólo supieran que la bestia de fuego y el alma tierna las tienen ambos en su interior. Si tan sólo supieran que pueden, en efecto, compaginar.

Pero les han repetido sus inexistentes limitaciones hasta el cansancio, hasta que se las han creído, y ya no hay forma de volver atrás.

No pude controlarme, estaba muy caliente.

Todas esas tonterías las hice sólo por amor.

Se esconden tras las justificaciones que les han dado, cual armas y escudos, toda su vida. Pero a veces se preguntan qué serán los extraños sentimientos que asoman desde su alma.

A él lo envían por el camino de la derecha, a ella, por el de la izquierda, caminos completamente paralelos: jamás se tocan. Pero, aún así, todos les insisten, antes que nada y más que todo: “Encuéntrense, es lo más importante en la vida, encuéntrense el uno al otro.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s