PINTURA SIN DESASTRE

¡Tengo una nueva serie de videos en YouTube!

De lo que se trata aquí es de hacer, cada semana, una manualidad distinta. Todas las manualidades serán con fines didácticos, para grupos de niños.

La idea para esta serie surgió de mi reciente adición a Colorín Colorado, una agrupación en la que nos dedicamos a impartir Talleres de Animación a la lectura para niños desde nueve meses de edad, hasta los once años. Nos encontramos en Morelia, Michoacán.

¡Les dejo aquí el más reciente video!

Dejo también las fotos de cómo resultó la actividad. La “pintura sin desastre” llamó muchísimo la atención de los niños y fue el complemento perfecto para la lectura de “El fantasma de palacio”

2015111310085020151113090741 (1)

¿TE gustó la actividad?

¿Cómo la aplicaráS con Tus alumnos o hijos?

¡comenta!

Anuncios

DEL PAPEL A LA PANTALLA. Traducción intersemiótica

“No considero que por haber visto la película puedo ahorrarme leer el libro (a menos que sea un espectador subdesarrollado)” -Umberto Eco

En mis recientes investigaciones sobre traducción, me topé con un libro que, desde el título, me parece maravilloso: “Decir casi lo mismo”, de Umberto Eco. Porque, a fin de cuentas y por más que nos rompamos la cabeza, eso es traducir. Las diferencias culturales, así como las estructuras distintas entre idiomas, provocan que no se pueda decir lo mismo, sino casi lo mismo.

Este libro es sobre la traducción entre idiomas, sin embargo, toca un tema de sumo interés y que ha sido continuamente motivo de discusión posiblemente desde el inicio de la industria del cine: la traducción intersemiótica, es decir, la adaptación de un texto del sistema semiótico en que fue concebido, a otro (de un poema a una pintura, de una canción a una animación o, por supuesto, de un libro a una película).

Nos empeñamos en comparar películas y libros, en señalar las diferencias, en condenar las malas adaptaciones; cuando -y bien lo señala Eco-, libro y película no son equiparables. En primer lugar, porque son formas de contar historias infinitamente diferentes y, en segundo lugar, porque bien se aclara: es una ADAPTACIÓN. No es una representación exacta palabra por palabra, escena por escena; es una modificación del material original para que pueda presentarse en un formato aceptable para exhibirse como una película.

No niego que existan las malas adaptaciones, pero este calificativo debería reservarse para las adaptaciones que:

  • No respetan el tono del material original, ni los mensajes centrales que este intentaba transmitir.
  • Son, independientemente del libro, malas películas.

Fuera de esto, opino que no debería de condenarse la omisión de escenas, diálogos, personajes, etc. Y, como lo señala Eco en la cita con la que abrí este post, los fans deberían de ver la película, pero no creyendo que esto es equivalente a leer el libro, o viceversa.

¿Qué opinas?, ¿crees que deberíamos ser tan estrictos con las adaptaciones? ¡Deja tu comentario!

¿BICIVILIZACIÓN? El problema de las ciclovías en Morelia

La cultura ambiental, de ejercicio…en fin, de las bicicletas, lleva ya un buen tiempo en Morelia, Michoacán y es evidente que seguirá por un buen rato. Personas de todas las edades han optado por este ecológico y económico medio de transporte que, además, es perfecto para mantenerse activo en este mundo cada vez más sedentario. La bicicleta parece la solución perfecta para tres de los problemas principales de nuestra sociedad actual: la economía, la ecología y la obesidad.

Todo esto inició bien: ciclovía los domingos en el centro, recorridos nocturnos los miércoles, ciclopuertos en lugares concurridos de la ciudad (escuché a gente quejarse de ellos, pero me parece que eso es el egoísmo del conductor de automóvil). Sin embargo, el número de ciclistas va en aumento y Morelia es una ciudad que no está preparada para ello por tres razones:

  • Es una ciudad pequeña que alberga más automóviles de los que puede.
  • Es una ciudad mal planeada.
  • Es una ciudad descuidada.

Tanto las avenidas principales como las calles más pequeñas, de por sí ya estaban volviéndose insuficientes desde hace algunos años; el número de vehículos va en aumento y de pronto todo se llena de bicicletas; ¿cómo pretenden introducir ciclovías en calles donde ni siquiera los carros caben?, donde la gente está estacionada por todo lo largo del carril derecho; donde hay carriles inutilizables por los baches…y hablando de los baches, qué vergüenza de ciudad; en serio, hay zonas por las que no puedo creer que la gente pase a diario, y hay lugares en los que me parece ridícula la cantidad de tiempo que tardaron “repararlos” (aunque debo decir que son reparaciones patito, rellenar baches no va a servir durante mucho tiempo, se necesita de una solución más permanente), el libramiento, una vialidad rápida tenía zonas que daban vergüenza; y los baches se relacionan con la mala planeación, pues, en primer lugar, con las inundaciones que hay, por supuesto que el pavimento se va a desgastar y, en segundo lugar, todo el dinero que se desaparece cuando hay alguna obra, produce que esta no esté hecha de la mejor manera y sea frágil…lo estamos viviendo en carne propia.

Y el problema en sí es que ponen un problema sobre otro: no terminan de resolver completamente algo, cuando ya inician con otra cosa. Tenemos calles que se están deshaciendo, además de inundaciones en puntos muy concurridos de la ciudad; estas cosas llevan años, y creo que resolverlas podría ser de provecho inclusive para los ciclistas. Pero, sin resolver esto, comienzan con un proyecto ambiciosísimo con el que, a mi parecer, el gobierno está quedando en ridículo y, a la vez, nos está viendo cara de idiotas: las ciclovías.

Primera ciclovía: Calzada Juárez

Comenzaron con la de la Calzada Juárez: un proyecto grande, que me pareció viable.

¿Nadie consultó a un topógrafo, un ingeniero, un licenciado en urbanismo…una persona con sentido común?, porque ahora estamos teniendo el problema de que, con las lluvias fuertes, se está inundando. A pesar de eso, creo que el proyecto no estuvo mal: había un camino lateral, del cuál quitaron un carril para utilizarlo en las bicicletas; dejando así el camino principal, transitable.

SEGUNDA CICLOVÍA: MORELIA, CENTRO

Después continuaron con las calles del centro y fue ahí cuando empezaron a perder la cordura.

¡Las calles del centro de por sí son minúsculas! Son tan pequeñas, que se optó por implementar el servicio de combis en sus principales avenidas, ya que era difícil para los camiones transitar por ahí. Y ahora pretenden que se deje medio carril para las bicicletas. No hay espacio, y por más que pinten un carril de bicicletas, es difícil de respetar. Si se respetara, el tráfico en el centro se volvería un infierno, pues los automóviles sólo tendrían un carril para transitar.

TERCERA CICLOVÍA: BOULEVARD GARCÍA DE LEÓN

Finalmente, sucedió la verdadera razón por la que decidí escribir este artículo: la ciclovía del Boulevard García de León. Primero que nada, tenemos un problema similar al del centro: los carriles no son suficientes; no porque aquí sean estrechos, sino por la cantidad de tráfico que circula por esta importante vialidad. No conformes con esto, a las personas que planearon el proyecto, que se sentaron semanas y semanas a discutir la mejor manera de hacerlo; que tuvieron juntas para aprobarlo…no se les ocurrió una manera mejor de implementarlo, que en el carril de alta velocidad, próximo al camellón.

Afortunadamente, por mandato del presidente municipal, acaban de comenzar a eliminar esta incoherente ciclovía (que, en principio de cuentas, nunca debió haberse siquiera aprobado).

Lo que me parece más irónico de esta última ciclovía, es que pudo haberse evitado muy fácilmente; el camellón del Boulevard es lo suficientemente grande, y de hecho en un tramo ya cuenta con una ciclovía; pudieron tan solo haberla mejorado y agrandado…pero en fin, cuando se trata de justificar presupuesto y de burlarse de la ciudadanía, son los mejores.

Sin embargo…

El principal problema somos nosotros

Que no respetamos las vialidades, que nos estacionamos donde no debiéramos, que no nos importa cuidar las obras públicas, que no respetamos las leyes de tránsito; porque la ciclovía del Boulevard podría haberse implementado en el carril de baja velocidad sin ningún problema, ya que nadie transita nunca por él…pero, ¿por qué nadie transita por ese carril?: es imposible porque siempre hay carros estacionados ahí. De igual modo, en la avenida Acueducto sí se implementó una ciclovía en el carril de baja velocidad, pero los ciclistas se ven obligados a invadir el carril de los autos debido a que siempre hay automóviles estacionados ahí. En el centro también habría más espacio si la gente no se estacionara donde no debe.

Bien lo dicen:

Cada nación tiene el gobierno que se merece.

Yo no estudié urbanismo, y realmente no sé mucho sobre cómo se organiza una ciudad, pero sí soy una conductora regular y sé que no se está resolviendo el problema de manera efectiva. Ingenieros Civiles, Licenciados en Urbanismo, ¿qué soluciones propondrían?, ¿qué creen que se podría hacer para lograr que conductores, ciclistas y peatones tengamos nuestro lugar en la calle, bien delimitado y respetado?

¿Tú qué opinas de las ciclovías en morelia?, ¿cómo crees que podría resolverse este problema tan urgente?

LOS DÍAS SIN INTERNET

Hace aproximadamente un mes, me quedé sin internet. Por un problema que jamás terminaron de explicarnos en Teléfonos de México, nos quedamos sin Wi-Fi por un mes.

Todo comenzó un viernes. Estaba viendo “Una esposa de mentira“, película que EN VERDAD disfruto ver…y de pronto ya no cargó. Nuestro internet suele fallar, así que no me preocupé y sólo me fui a dormir. Sin embargo, al día siguiente desperté queriendo revisar mis redes sociales y, ¡oh sorpresa!, aún no había internet. Las semanas siguientes fueron una serie de llamadas telefónicas sin sentido a los ilusos de servicio a cliente de Telmex. Al final el problema se resolvió porque mi papá siempre resuelve ese tipo de asuntos él mismo, de no ser así, tal vez seguiríamos sin conexión…

ETAPA I

Cavernícola

By kevindooley on Flickr

Lo primero que sucede cuando te quedas sin internet, es que sientes que no eres capaz de hacer NADA.

  1. AMIGOS DE VISITA: “Vamos a ver una peli… ah no, no hay internet.”
  2. COCINA: “Tengo ganas de hacer una receta que vi en inter…ah no, no hay internet”
  3. MÚSICA: “Uuugh, estoy harto de mi música de siempre, buscaré una lista de repr…ah no, no hay internet”
  4. TAREA: “Ah no, no hay internet”

De pronto pareciera como si cualquier cosa que alguna vez has hecho involucrara el uso de internet, y eres incapaz de hacer nada sin él.

ETAPA 2

¿PUEDO USAR TU WI-FI?

Photo by Saketh Garuda on Unsplash

Naturalmente, el siguiente paso es ir a la casa de tus amigos para usar su internet. Pero ya no eres tú mismo, ya no eres esa persona que perdía horas en las redes sociales, de pronto eres un ser altamente productivo, haces listas de EXACTAMENTE las cosas que necesitas hacer y no piensas en pasar tiempo en las redes sociales, pues no quieres que tu amigo piense que sólo estás ahí por el wi-fi, y no quieres abusar de su hospitalidad.

ETAPA 3

¿ESE JARDÍN SIEMPRE ESTUVO AHÍ?

Pero no puedes pasar todo el día, todos los días, robando el wi-fi de tus amigos. Así que te enfrentas a lo inevitable: tú, solo en tu casa, sin internet. Empiezas a preguntarte qué rayos hacías antes del internet, cuáles eran tus hobbies e intereses…y los retomas.

En el caso de Vicky (mi hermanita), volvió a jugar videojuegos, comenzó a pasar más tiempo haciendo estiramientos y ejercicios para aumentar su fuerza (ella baila ballet). Yo comencé a dibujar de nuevo, y a ponerme a iluminar; por fin pude terminar un videojuego que había aplazado por mucho tiempo (Dante’s Infierno) y terminé DOS libros en ese mes (siendo que casi siempre leo un solo libro al mes), “La semilla del diablo” y “El fantasma de la Ópera”. Son cosas pequeñas que, sin darnos cuenta, dejamos de lado por pasar largas horas muertas frente al ordenador.

ETAPA 4

NECESITO INVESTIGAR…

9cd8b8b93018aefd7a480cfa0eaeb788
Photo by Becca Tapert on Unsplash

Pero no todo son cosas lindas y felicidad. De pronto, necesitas investigar cierta cosa, hacer alguna tarea, etc., y no tienes tu herramienta principal, sólo una computadora, por lo demás, inútil…¿cierto? Bien, de repente redescubres aquella enciclopedia que tus papás, hace años, con tanto esfuerzo compraron. Te das cuenta de que siempre has tenido mucho del material que necesitas, justo frente a tus ojos, y alejado de aquella absorbente pantalla. Y descubres que eres mucho más productivo al investigar en libros; no están las redes sociales por un lado distrayéndote, no tienes la necesidad de entrar a YouTube o 9gag a “descansar cinco minutos”.

ETAPA 5

¡JAMÁS HABÍA SIDO TAN PRODUCTIVO!

Y de pronto, en menos tiempo del que esperabas, ya no eres un esclavo del internet; descubres que puedes hacer cosas con tus amigos que no involucren estar en línea; te das cuenta de que tienes libros de recetas empolvados que mueren por ser redescubiertos; sacas tus CDs del oscuro rincón donde los tenías guardados, haces tus tareas mucho más rápido, sales a pasear a tus perritas más seguido… Ya casi no pierdes el tiempo y tu capacidad de atención ha aumentado…

Pero al final, cuando ya te habías adecuado a ese estilo de vida, cuando ya lo sientes natural, cuando tu ansiedad se ha reducido y te has vuelto una persona más paciente, el internet vuelve y tú continúas siendo la misma persona que eras antes. Es mucho más fácil adecuarte de nuevo a tener internet, que readecuarte a NO tenerlo.

Sin embargo, trato, desde entonces, de dejarlo un poco de lado, de utilizar todos los recursos no-electrónicos que me son posibles, pues de verdad creo que a veces estas alternativas son más saludables, y nos ayudan a evitar divagar.

¿qué piensas? ¿alguna vez te has quedado sin internet? ¿crees que es bueno quedarse sin internet de vez en cuando? ¡comenta!

Crónica docente

He estado bastante desaparecida de mis redes sociales últimamente. Me disculpo con mis miles de seguidores que obviamente ya no soportaban no tener noticias de mí . . . (espero que sea evidente que estoy bromeando).

La razón de mi desaparición temporal fue que conseguí un demandante empleo en una escuela primaria, como maestra de inglés, y hoy que regreso, quiero hablarles un poco al respecto.

Al principio, dar clases a primaria fue un inmenso shock para mí, nunca antes había trabajado con niños; sabía que no me agradaban los niños, pero de verlos de lejos, no porque hubiera tenido una experiencia cercana. Y tenerla fue, al principio, peor de lo que creí. Me impresionó con cuánta convicción un grupo de niños puede molestarte intencionalmente, con cuánta enjundia te muestran su desinterés y desagrado; la poca consciencia que tienen sobre la obediencia, el ruido que pueden generar…

1093-grande
Photo by Luz Fuertes on Unsplash

En realidad le di clase a varios grupos, pero el único que era “mi” grupo, al que le daba inglés a diario, era 3°B, niños entre 8 y 10 años, que no podían estar menos interesados en el inglés…o al menos así lo parecían al principio. Y sólo supe frustrarme: había entrado casi al final del año, y me tocaba darle un buen cierre a un grupo de niños que yo no conocía, y que no me conocían; no sabía yo acerca de sus dinámicas como grupo, acerca de las costumbres de la escuela y, aunque mis colegas intentaban ayudarme tanto como podían, también ellas tenían sus propias preocupaciones, no podían desgastarse explicandome absolutamente todo; mis jefes me presionaban mucho, mi horario era agotador y, con las planeaciones por las tardes, no me quedaba tiempo para mí. Sentía que no podía más, quería renunciar, pues no podía hacer ninguna de las cosas que me hacían feliz: escribir, leer, postear en mi blog…

frustracion
Photo by Abbie Bernet on Unsplash

Pero entonces, algo increíble sucedió, algo que yo no esperaba. Los niños dejaron de ser “los niños”, un ente colectivo concentrado en nada más que agotar mi paciencia y probar mi temple, y se convirtieron en individuos: “Kate”, “Diego”, “Otto”…comencé a conocerlos uno a uno, y comenzaron a confiar en mí. De pronto, me escuchaban, de pronto, logré romper su apatía hacia mi materia; se divertían, y yo también. El resto del trabajo seguía siendo agotador, pero estar con ellos, ver cómo aprendían poco a poco, notarlos emocionados con las actividades, se volvió una enorme recompensa.

Y empecé a entender sus conductas; siempre, invariablemente, todo viene de casa. A algunos traté de ayudarles con mi cariño, a otros con pequeños consejos, a otros echándoles las porras que tal vez les hacían falta en casa. Estar con ellos me enseñó algo que siempre ha sido difícil para mí: extenernar mi afecto y mi ternura por otros.Un niño, responde ante tales emociones, si te acercas por obligación, recibirás una puerta cerrada, sin embargo, cuando te acercas por genuino interés y cariño, los niños responden.

stimulants-teacher-kids
Photo by Nicole Honeywill on Unsplash

Tal vez yo no sea la persona más paciente del universo, ni la más tierna, juguetona y cariñosa con los niños, sin embargo, hay algo de lo que siempre me he jactado de hacer bien: escuchar. Y los niños lo sintieron, sé que se sintieron escuchados y que fue entonces cuando ellos comenzaron a escucharme y a responder a mí. Logré que una niña que iba reprobando sacara un 7, y que un niño con muchísimo potencial, pero malas calificaciones por conducta, sacara 9. Jamás me había sentido más orgullosa de un logro en mi vida.

Uno de mis profesores del diplomado de enseñanza del inglés, nos dijo que buscáramos nuestro llamado, nuestra profesión. En esta vertiginosa experiencia de tres meses, llena de lágrimas, sudor, desvelos e inclusive sangre (es imposible salir sin un accidente cuando enseñas primaria), yo encontré mi segundo llamado, mi segunda vocación: ser maestra.

Lo que comenzó como una experiencia no muy agradable, terminó siendo un camino bastante iluminador, me permitió vislumbrar lo que quiero hacer en un futuro. Agradezco enormemente a esos niños, a mis colegas y a la maestra Anylú, mi maestra de literatura de la preparatoria, quien me dijo acerca de este empleo y que me apoyó muchísimo.

Así que ya saben, los caminos de la vida pueden parecer confusos y poco agradables, pero confíen, siempre nos llevan a donde necesitamos estar.

DESNUDEZ

intelligence is sexy

La inteligencia es sexy.

¿Qué opinan de esta imagen?

¿Atenta contra su moral y sus buenas costumbres? ¿Sus ojos pudorosos se estremecen al mirarla?

En lo personal, me parece una imagen inocente; apela a la sensualidad, por supuesto, pero de un modo real, natural, no me parece pornográfica o grotesca, al contrario, creo que es una imagen muy bella y que retrata una realidad, no una fantasía misógina.

Pero al parecer, a Facebook le ofende.

FB

Los sistemas de seguridad de Facebook bloquearon esta imagen cuando intenté subirla.

En cambio cuando, para probar, intenté subir estas imágenes, pasaron sin problema:

hombre leyendo desnudo read-naked

No creo que el contenido de ninguna de las tres fotos que acabo de poner en la entrada sea ofensivo, grotesco o pornográfico: son simplemente imágenes de seres humanos desnudos.

i-bet-youre-naked-under-your-clothes-fuckin-slut

Apuesto a que estás desnudo bajo la ropa, maldito promiscuo.

Pero, ¿por qué al Facebook le ofende tanto el torso desnudo de una mujer? Mucho más que, al parecer, cualquier parte del cuerpo del hombre desnuda. Vivimos en una sociedad que hace ver el cuerpo desnudo del hombre como algo normal, algo, sí, que ocultarse, pero no pareciera un pecado tan grande el mostrarlo, mientras que un poco de desnudez femenina es considerada sucia, inapropiada, automáticamente pornográfica. A una niña la enseñan a taparse, a cuidarse de no mostrar nada. A un niño lo educan para mirar a una mujer que muestra algo de piel, de manera sexual sin excepción (ejemplo de primera mano y reciente: mis alumnos de tercero de primaria [que tienen entre 8 y 10 años] riendo traviesamente y diciéndose los unos a los otros que cambiaran su libro a tal página porque ahí había una niña en traje de baño).

¿Mi deseo? Que podamos vivir en una sociedad donde ninguna desnudez sea sucia, donde no nos ofenda tanto nuestro propio cuerpo. Sé que eso es imposible, y que el pudor es algo muy arraigado a nuestras costumbres, más en las de nosotros los mexicanos, así que simplemente desearé que llegue el día en que yo pueda andar por mi casa sin playera ni brasier, sin tener que andar escondiéndome de mi familia.

¿Qué opinan del baneo selectivo de Facebook? ¡Comenten!

Alza la voz. Acoso callejero

El día de hoy me atreví a hablar.

Iba caminando por la calle y un chico, supongo que debido a mi cabello de dos colores y mi tipo de vestimenta del día de hoy, me gritó “punk” desde un automóvil en movimiento.

Por supuesto, esto ha sido poco, prácticamente inofensivo frente a otro tipo de cosas que me han dicho en la calle, pero no debe pasar desapercibido. ¿Por qué una persona desconocida se siente con el derecho de gritarme cosas en la calle?

image
Photo by Mihai Surdu on Unsplash

Había un poco de tráfico, así que, tras una fila de automóviles, el auto en el que venía este chico, del cual era copiloto, se detuvo un poco más adelante de donde yo estaba.
Sin ser grosera, sin ser agresiva, comportándome simplemente inquisitiva, le pregunté “¿por qué le gritas a las muchachas en la calle?”; su reacción automática fue confusión, se notó en su rostro que jamás se imaginó una situación así tras hacer su broma inofensiva. Inicialmente no supo qué decir, pero después de unos segundos me dijo, desafiante: “nada más” y yo le pregunté si hacía las cosas sin razón, como un animal, por instinto. Agachó la mirada y, apenado, me pidió perdón.

Sinceramente, espero haber provocado en esta persona un poco de reflexión, espero, con mi pregunta, haber hecho que se pusiera pensar por qué las personas realizan ese tipo de actos. Por su mirada y su reacción, era evidente que ni siquiera él sabía la razón de esta acción.

Sé que esta anécdota es sumamente softcore, no se acerca ni un poco a otro tipo de situaciones de carácter más sexual y que dejan a las víctimas sintiéndose avergonzadas e impotentes, pero espero con esto poder instar a las mujeres a alzar la voz cuando se encuentren en una situación así -siempre sin poner su integridad en riesgo, por supuesto-. Cuando alguien les haga algo así en la calle, pregúntale por qué, exígele razones; creo que esa es una de las mejores maneras de erradicar poco a poco la situación de acoso callejero que vivimos las mujeres de forma regular.
A los hombres los invito a, antes de hacer un acto de este tipo, preguntarse  “¿por qué hago esto?” si no hay una razón, los invito a que no lo hagan. Y no, “porque es sexy/bonita/guapa” no es una razón válida. Confía en mí, a ella no le interesa la opinión de un desconocido.

Para información y anécdotas sobre sexismo cotidiano, visita el proyecto @EverydaySexism en Twitter

EL VESTIDO

Hay cosas relevantes en el mundo: el hambre, las injusticias, el machismo…y luego tenemos EL VESTIDO

fifty1-vestido
¿Es blanco con dorado o azul con negro?

Al principio, el tema me hizo bufar, rodar los ojos y mirar hacia otro lado. ¿En qué clase de mundo enfermo vivimos donde son tan importantes los colores de un estúpido vestido? . . . Bueno, eso pensé hasta que, hablando con mi hermana, me dijo que el vestido era negro con azul…siendo que OBVIAMENTE es blanco con dorado.

De aquí, partimos hacia dos debates:

La percepción del mundo de cada persona.

Photo by Dmitry Ratushny on Unsplash

Este es un tema que lleva mucho tiempo ahí afuera, no es nada nuevo, pero, ¿por qué continúa fascinándonos a este nivel?

Para quienes no lo sepan, la experiencia subjetiva que cada individuo tiene sobre el mundo tiene nombre: qualia. Lo peculiar de la qualia, es que es completa y absolutamente in-di-vi-dual, a la fecha no existe tecnología capaz de permitirnos vivir las experiencias de otros seres humanos desde su muy particular perspectiva, no sabemos si verdaderamente los demás ven las cosas como nosotros. Es decir, podemos estar de acuerdo en nombrar cierta cosa “verde”, pero, ¿lo que yo conozco como verde, no será, para otra persona, lo que yo llamo rojo?, y sin embargo, nos entendemos, pues le ponemos un nombre en común y, si él ve rojo lo que yo veo verde todo el tiempo, no hay ninguna confusión, los dos lo llamamos “verde” y asumimos que la otra persona está experimentando lo mismo que nosotros. A final de cuentas, ¿qué importa?, mientras seamos capaces de comunicarnos efectivamente. Cuando no existe esta comunicación, consideramos que las personas tienen desórdenes: daltonismo, esquizofrenia, etc.

Para quien sepa inglés, les dejo por aquí un interesante video de Vsauce donde , uno de mis canales de youtube favoritos:

Sin embargo, el caso del vestido no es un caso que involucre la qualia pues, de ser así, no habría ninguna confusión: en nuestras cabezas estaríamos viendo cosas distintas, sin embargo, las llamaríamos con el mismo nombre. Esto nos lleva al segundo e interesante tema de debate en torno a este vestido: cada persona ve el mundo de manera diferente; en este caso no estoy hablando de la qualia (pues ya vimos que, a pesar de nuestras diferentes percepciones de la realidad, podemos parecer estar de acuerdo), sino de algo más difícil: sí, estamos de acuerdo en que lo que yo veo blanco, el otro lo llama blanco, y lo que veo dorado, el otro lo llama dorado…pero, a pesar de todo, no estamos viendo la misma cosa. No creo que tantas personas sean daltónicas y del mismo tipo, pero, ¿será posible que entonces podemos estar de acuerdo en términos, podemos estar viendo la misma cosa…y aún así, opinar que son cosas diferentes? El vestido es una gran analogía sobre el mundo, y puede ayudarnos a ser más tolerante, provocando que comprendamos que, en efecto, todo depende de la persona que lo mire.

Últimamente he visto muchas imágenes en internet burlándose de que ahora todo es sexista, o todo es racista. En seguida, un par de ejemplos:

Lo que para algunos puede parecer una exageración, para otros puede parecer absolutamente justo; para mí, el debate del vestido nos enseña muy claramente que nada es absoluto, todo depende de la percepción de las personas; la próxima vez que la reacción de alguien te parezca exagerada, o pienses que una chica feminista está diciendo tonterías, detente un momento a pensar, ¿será más bien que mi percepción del mundo me hace incapaz de comprender cómo lo está viendo esta persona?, ¿podría ser que esto en verdad sea injusto visto desde sus ojos?

El debate del vestido nos empuja a la empatía y a la mayor comprensión de que el mundo no es blanco (con dorado) o negro (con azul), sino que todo depende de los ojos que lo miren.

Photo by Kalea Jerielle on Unsplash

Aunque los temas que se popularizan en las redes sociales pueden muchas veces ser vanos o parecernos poco productivos y relevantes, tienen una cualidad: casi siempre son capaces de llevarnos a debates sobre temas importantes e interesantes. Casi siempre los temas que llaman nuestra atención no lo hacen simplemente for the sake of it, sino porque mueven de una u otra manera nuestros más profundos cuestionamientos existenciales…aunque inicialmente no lo pareciera.

¿De qué color ves el vestido? ¡Comenta!