La mejor ficha de personaje

Trabajando como guionista en Knotion™, me toca crear muchos personajes, y tengo que hacerlo de forma rápida y eficiente.

Hace meses, dejé por aquí una guía de creación de personaje, MUY larga. Muy completa, es verdad, pero demasiado larga, tal vez incluso sólo necesaria para un personaje principal. Las fichas de personaje son una parte muy importante del proceso de planear una novela: te permiten conocer de forma completa y profunda a tu personaje, para que de ese modo se refleje en tu novela.

Después de ver numerosas fichas de personajes, extraje las características más esenciales, y aquí les traigo la que, para mí, sería la mejor ficha de personaje.

THEY HAD MET IN THE PARK BY HYDE ST. SCOTT NEEDED AN UMBRELLA

¿Crees que me faltó alguna característica?

¿Te parece útil esta ficha de personaje?

¡Comenta y comparte con tus amigos escritores!

Te puede interesar:
Cómo Autopubliqué mis Libros

Si te gusta lo que estás leyendo, ¡te invito a apoyarme en Patreon!, con una ayuda de 3 dólares al mes, ayudas a que este blog siga existiendo, ¡y puedes votar sobre el tema del artículo de la semana! Te dejo aquí el link: https://www.patreon.com/ficcionologia 

Narrador en segunda persona

Como modo de celebración del que habría sido el cumpleaños número 87 de Carlos Fuentes, quise hacer una pequeña entrada en mi blog acerca del narrador en segunda persona.

¿Qué tiene que ver esto con Fuentes? Bien, muchos de ustedes ya lo sabrán, pero para quienes no, él tiene una breve novela llamada “Aura”, de amor y misterio, llena de metáforas acerca de la juventud, la vejez y el tiempo. Lo más particular, y lo que a mí me llamó la atención de este libro, allá en mis años de secundaria, fue que estaba escrito en segunda persona, creando un efecto muy peculiar del que en seguida les hablaré.

Ya conocemos los tipos de narrador: en primera o tercera persona, omniscientes, protagonistas, testigos, deficientes, y demás denominaciones. Sin embargo, hay un tipo de narrador del que se habla poco, y se utiliza aún menos: Narrador en segunda persona.

¿Cómo funciona?

Para hacer uso de este tipo de narrador, el escritor debe escribir como si el lector fuera su protagonista, es decir, se dirige a “ti”, por eso el nombre de narrador en segunda persona:

“Quizás Aura se dará cuenta y, después de la cena, subirá a buscarte.”

Utiliza dos tiempos verbales diferentes: presente y futuro.

El presente da una sensación de inmersión a la trama: eso que te están contando, está sucediéndote en este momento.

Recoges tu portafolio y dejas la propina.”

El futuro da una sensación de misterio, pues pareciera que el narrador sabe lo que está por sucederte.

“ella te dirá que amanece; se despedirá diciendo que te espera esa noche en su recámara.”

¿para qué se utiliza?

Con este tipo de narrador se crea automáticamente una sensación de juego de roles. Es difícil que un lector escape a este; desde el primer momento en que lee los verbos en segunda persona, el lector se siente parte de la historia.

Es perfecto para relatos de misterio, suspenso e inclusive terror, para provocar, no un miedo por lo que pueda pasarle a alguien más, sino miedo por lo que me está sucediendo a mí mismo. Conviertes a tu lector en tu protagonista.

En pocas palabras, el narrador en segunda persona tiene un gran peso psicológico. Esto podría parecer una gran ventaja, y tal vez quieras hacer uso de este desde ahora para incolucrar a los lectores, sin embargo, es un modo de escribir que toma mucha práctica antes de lograrse de forma óptima, no es fácil mantener el impacto de la primera impresión.

TIPS

1. Ambientación

Crea un buen ambiente, en el que el lector pueda sentir que verdaderamente está ahí.

2. Evoca a los sentidos del lector

Lo más importante es hablar de sensaciones, decirle a tu lector exactamente qué le provocan las cosas a su alrededor. Utiliza los cinco sentidos: qué ve, qué escucha, qué toca, qué huele, qué prueba.

Photo by Adi Goldstein on Unsplash

¿Te gusta este tipo de narrador? ¿Te animaste a escribir tu propio cuento en segunda persona? ¡Comenta!

Creación de un antagonista

Hola, queridos seguidores.

Para aquellos que me siguen que están interesados en la escritura, les traigo la traducción de una gráfica de creación de antagonistas.

Al hacer un antagonista digno para tu héroe, es importante que establezcas si quieres que este sea una persona común y corriente, con emociones y comportamientos similares a los de tu protagonista, o si quieres que sea un ente inhumano y abstracto, que ni siquiera sea tangible y se encuentre dentro del mismo personaje principal.

Aquí el gráfico con ejemplos para ayudarte a decidir qué tipo de antagonista quieres crear:

a267282de3cfc365dd599194e283ade1 trad

¡Espero les sea de ayuda!

¿Qué tipo de antagonista es tu favorito?

Creación de personajes

La importancia del personaje

¿Por qué nos importan las historias?

¿Alguna vez has leído un libro cuya historia no estaba tan mal y el mundo en el que se desarrollaba estaba bien construido…pero que no te atrapó?, ¿te has puesto a analizar por qué?

Las historias nos importan porque queremos saber cómo viven otros la experiencia de ser humanos. Inclusive cuando las historias tratan de animales o extraterrestres, estos curiosamente tienen características muy humanas. En realidad no nos importan tanto las cosas que le suceden a los personajes, sino cómo estos personajes reaccionan ante ellas; cómo celebran sus victorias y enfrentan sus retos.

Si las historias fueran un tren, el conflicto sería el motor: la historia no se mueve sin conflicto. Pero, ¿qué es aún más importante que el motor?: el conductor. El motor no es nada por sí mismo, sólo un montón de metal, necesita de alguien que lo accione.

Un lector no se va con cualquier personaje, necesita razones para seguirlo, para que le importe todo lo que está sucediendo. ¿Cómo vuelves al conductor de tu historia, alguien digno de seguir? Fácil: lo construyes majestuosamente y después lo haces congruente durante toda la historia. El objetivo de darle una personalidad y características bien definidas, es para que tu lector la sienta como humana y pueda identificarse con ella (o él); lo más importante para lograr esto, es la congruencia: que podamos ver los aspectos más importantes de su personalidad y que estos no cambien convenientemente de acuerdo a las necesidades de la trama.

Antes de crear a tu personaje, recuerda:

  • Todas sus características deben servirle a la historia, reforzar lo que quieres decir con ella. No le des características sin razón.
  • Dale defectos a tu personaje.
  • Asegúrate de que sus defectos sean verdaderos y tengan el potencial de crear conflicto y situaciones interesantes dentro de la historia. Si el defecto de tu personaje es que no sabe bailar, pero tu libro es una aventura espacial, dudo mucho que tal defecto llegue a tener graves consecuencias para la trama (…o no lo sé, ¡pásame tu novela de bailarines espaciales!).

Y bien, finalmente, aquí la guía definitiva de creación de personajes:

creación personaje
Si te pareció útil, ¡comparte esta imagen en Pinterest!

¿Utilizan la App Mindly? Si es así, les paso una plantilla que Antú Loiotile, un amable fan, creó para la aplicación:

¿Qué característica crees que hizo falta?, ¿o qué consejo nos darías tú para la creación de personajes?

¡Comenta y suscríbete a mi blog para recibir los mejores consejos de escritura!

Para una ficha de personaje menos compleja, visita La mejor ficha de personaje.

Si te gusta lo que estás leyendo, ¡te invito a apoyarme en Patreon!, con una ayuda de 3 dólares al mes, ayudas a que este blog siga existiendo, ¡y puedes votar sobre el tema del artículo de la semana! Te dejo aquí el link: https://www.patreon.com/ficcionologia 

Te puede interesar:
Cómo Autopubliqué mis Libros

CONSEJOS PARA ESCRITORES: Muestra, no cuentes.

Hola, queridos seguidores!

El día de hoy vengo a compartirles un video donde doy unos cuantos consejos de escritura, en este caso referente al tema de “mostrar, no contar”.

Por supuesto, lo que quiero dar a entender con este video no es que aburran a su audiencia con “capítulos de relleno” ni situaciones iniciales interminables, sino que le den a estas situaciones, el suficiente tiempo como para que gesten un interés en el lector.

¿Has aplicado el “muestra, no cuentes”?, ¿qué consejo le darías a otros escritores para que lo apliquen?

RETO “WRITING FROM THE SENSES” CAPÍTULO 3: THE PALETTE OF PLACE

Hace poco compré un libro, se titula “Writing from the senses” (“Escribiendo desde los sentidos”), que consta de 59 ejercicios para despertar la creatividad, centrados en los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.

Quiero hacer dos ejercicios por semana: los martes y los jueves, y publicar lo que resulte, aquí.

Publiquen sus resultados en los comentarios del blog, en una nota de facebook, en su propio blog, en un documento…las posibilidades son infinitas xD

TERCER CAPÍTULO: LA PALETA DEL LUGAR

palette
Photo by Maureen Sgro on Unsplash

El color, al igual que la temperatura, la textura y la luz, generan cierto estado de ánimo, por eso son importantes al describir.

Cuando uno escribe, tiene que pensar en el ambiente en que están los personajes. ¿De qué color son las paredes, los adornos, los muebles?, ¿de qué color es el piso?, ¿de qué color es el cielo?

Describir lugares no se trata simplemente de usar adjetivos subjetivos como “hermoso” o “deprimente”, sino de mostrar evidencia de esa belleza, mostrar los detalles que generan tal atmósfera. Hay que ser específicos, pero no exhaustivo, e incorporar los detalles sutilmente para que no llamen la atención hacia sí mismos solamente, rompiendo con el ritmo de la historia.

Las imágenes ayudan al lector a experimentar el lugar sobre el que estás escribiendo. Escribir sobre la paleta de colores puede crear imágenes mentales tan impresionantes como pinturas o fotografías.

Para este ejercicio debes:

  • Pensar en un lugar: ciudad, país, una casa, un atractivo turístico. Lo que sea. Escribe una descripción sobre este. Concéntrate en las imágenes y detalles que harían al lector sentir las emociones que estás sintiendo e incorpóralas.

En seguida mi ejercicio:

En noviembre fui a Arkansas.

Todo lo que veía al mirar por las ventanas eran los colores anaranjados y terracota de las hojas secas en los jardines, y prefería no salir de casa porque, si lo hacía, el frío congelaba inmediatamente mis orejas. Nunca antes había sentido frío verdadero, no antes de ir a Arkansas. Las hojas, que siempre tenían una ligera capa de humedad, parecían advertirte del frío que había en el exterior, pero los primeros días yo me dejaba engañar por el brillante cielo azul. Me tomó un poco de tiempo entender que el frío era omnipresente, que no le importaba el sol o la falta de nubes, siempre estaría ahí, golpeándote con su viento helado.

Sin embargo, hubo un día que la temperatura sí subió, y ese día mis primos me llevaron a un lugar increíble, que probablemente fue mi parte favorita del viaje. El lugar se llama Eureka Springs (Manantiales Eureka). Es el lugar con el nombre más acertado que he conocido en la vida. El pueblo es una explosión de color y vida, con pequeños puestos de madera pintada de los colores más llamativos y menos combinables que te puedas imaginar: amarillo, turquesa, naranja… Hay músicos por doquier adornando con uss instrumentos y sus ropas hippies la esctrecha calle. Sí, LA estrecha calle, porque al parecer todo el pueblo consta de un solo camino colina arriba; recorrer el pueblo es subir y subir en el auto. Conforme la calle va estrechándose, hay menos madera colorida y más construcciones de piedra, y los alrededores se van llenando poco a poco de más y más verde; al parecer a las plantas de ahí no les importa que ya es noviembre.

Aún cuando se quedan atrás las cortinas de cuentas bohemias, los puestos de antigüedades y los ancianos con playeras holgadas y largos cabellos, el lugar continúa teniendo un aire como de ciudad mágica, como del misterioso pueblo de una película de fantasía, con viejitos amigables por doquier.

Mi segundo lugar favorito durante el viaje lo conocí ahí mismo, en Eureka Springs, pero no fue en el pueblo, sino en medio de sus verdes bosques: Thorncrown Chapel (La capilla de la corona de espinas). Nunca una pieza arquitectónica me había parecido tan llena de expresión y sentimientos. He visto fotografías de la construcción después de mi visita pero, honestamente, no me parecen bellas, no me transmiten nada porque, para apreciar la belleza del lugar, tendrías que haber estado ahí, sentir cómo se remueve el corazón al mirar la pequeña construcción hecha completamente de cristal que, con sus plantas en el interior y sus escaleras y asientos de madera, parecen fundirse con el bosque que la rodea, fundirse con el verde y el café. El día que fuimos ahí, no había una sola nube en el cielo, podíamos sentir los blancos rayos del sol cayendo sobre nosotros a través de los gruesos cristales. El sol combinaba con las flores que se encontraban a los lados de las bancas de madera clara, y el espectáculo visual se veía completado cada vez que el viento soplaba y arrancaba las hojas secas de los árboles, que llenaban por un instante el techo de cristal.

Ahí se sentía como si de verdad pudiera palparse la presencia de dios.

Si quieres hacer el reto conmigo, estaré subiendo uno de los 59 ejercicios del libro “Writing from the senses” cada martes y jueves.

¡Anímate y comparte tus resultados conmigo!

RETO “WRITING FROM THE SENSES” CAPÍTULO 2: SEEING IS BELIEVING

Hace poco compré un libro, se titula “Writing from the senses” (“Escribiendo desde los sentidos”), que consta de 59 ejercicios para despertar la creatividad, centrados en los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.

Quiero hacer dos ejercicios por semana: los martes y los jueves, y publicar lo que resulte, aquí.

SEGUNDO CAPÍTULO: VER PARA CREER

Este segundo ejercicio se trata de evocar un recuerdo visual de tu infancia, de crear un retrato con palabras; puedes contar una breve historia, sin embargo, lo que debe de predominar es la descripción de las cosas que veíamos, tiene que ser más que nada una descripción visual.

Hay dos variantes para este ejercicio:

  • El carro de mi padre.
  • Mi habitación de la infancia.

Pueden elegir el que más les evoque imágenes para hacer el ejercicio.

En seguida dejo el mío:

Mi habitación de la infancia está borrosa en mi mente. Recuerdo que tenía una alfombra de Daisy Duck que, tiempo después, nuestro pastor alemán destruyó. Recuerdo también que las dos camas ahí tenían cobijas de El Rey León color guinda que aún conservo. Pero no recuerdo de qué color eran las paredes, ni cómo era la puerta o dónde estaba la ventana.

Me gustaba coleccionar estampitas y, a pesar de que ya me habían dicho que no las pegara en la pared porque se llevarían la pintura, lo hacía, tenía un espacio encima de mi cabecera de cisnes reservado especialmente para pegar las estampas que conseguía; cada vez que encontraba alguna bonita, la cuidaba durante todo el día para llegar a pegarla en la noche a mi casa.

Pienso en esa cabecera de madera con cisnes tallados, que hasta hace poco todavía formaba parte del inmobiliario, pero no logro recordar si nuestra cama era matrimonial o individual y, por eso mismo, no recuerdo si mi hermana y yo dormíamos juntas o no. Bien pudo haber en ese cuarto dos camas individuales y nosotras haber decidido, aún así, dormir muchas veces en la misma cama, ¿o era más bien que siempre dormíamos en la misma cama pero yo sólo guardo ciertos recuerdos muy específicos?

Creo que tenía mi propia cama, y la ventana a mis pies, pues recuerdo muy bien una mañana en que desperté de mi más memorable pesadilla, y lo primero que vi fue la luz de la ventana iluminando mi mullida cobija guinda y a la ropa colorida que mi mamá doblaba sobre ella. ¿O era mi hermana mayor quien doblaba la ropa?

Las imágenes son borrosas y los recuerdos dispersos, pero si de algo me acuerdo bien es de la agradable sensación de luz y felicidad que viene al evocar aquella habitación.

Si quieres hacer el reto conmigo, estaré subiendo uno de los 59 ejercicios del libro “Writing from the senses” cada martes y jueves.

¡Anímate y comparte tus resultados conmigo!

Reto “Writing from the senses” Capítulo 1: You Ought to Be in Pictures

Hace poco compré un libro, se titula “Writing from the senses” (“Escribiendo desde los sentidos”), que consta de 59 ejercicios para despertar la creatividad, centrados en los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.

Quiero hacer dos ejercicios por semana: los martes y los jueves, y publicar lo que resulte, aquí.

Primer capítulo: “Tú tienes que estar en las fotografías”.

De lo que trata este primer ejercicio, es de que dejes tu pluma y tu memoria volar, escribiendo cosas pasaron en el momento en que cierta fotografía fue tomada. El ejercicio tiene dos variantes:

  • “En esta foto tú estás…”. Para este ejercicio, tienes que escribir como si estuvieras hablándole a una de las personas en la fotografía, incluso puedes ser tú mismo. La finalidad es hablar de los sentimientos de esa persona, de lo que tú sabes o piensas que pasaba por su cabeza cuando le tomaron la fotografía.
  • “Lo que esta foto no muestra…”. En este ejercicio, no tienes que hablar exactamente del momento que se tomó la foto, sino que puedes hablar de las cosas que sucedieron antes o después de que se tomó y que no te imaginarías simplemente con mirar la foto. Este ejercicio funciona especialmente bien con fotografías de documentos oficiales (pasaporte, credencial para votar, licencia de conducir, etc.).

Por supuesto, tú puedes interpretar las instrucciones como quieras. Deja volar tu imaginación!

Aquí está mi ejercicio. Combiné ambas variantes para lograr algo más completo:

Nath y yo

En esta foto tú estás disfrazada, esa no eres tú y lo sabes, pero tratas de llevar con porte la máscara, pues deseas con todo tu corazón que se convierta en tu verdadero rostro. Estás cansada de no ser hermosa, cansada de ser rechazada; quieres parecerte aunque sea sólo un poco a la persona que está a tu lado, que parece ser tan feliz, tan hermosa, tan amada. En esta foto has ocultado con lápiz labial y delineador negro esos rasgos que tanto detestas, tratando de transformarlos en algo que a tus ojos sea bello, en algo que te dé la oportunidad de salir al mundo y ser alguien atractiva para los demás, ser alguien que merezca vivir aventuras, ser alguien cuya vida no sea monótona.

Lo que esta foto no muestra es que el aburrido vaivén que consideras que es tu vida, se convertirá en una interminable montaña rusa que te llenará de miedo y vértigo. Dentro de tres meses, tu vida va a cambiar para siempre, y a partir de un pequeño acontecimiento, se desencadenarán una serie de sucesos que te harán cometer errores terribles. Pero aprenderás sobre la vida, y esto te permitirá valorarte y amarte, darte cuenta de lo mucho que vales.

Lo que tampoco sabes es que, dentro de cinco años, estarás escribiendo sobre ti, y te darás cuenta de lo hermosa que eras. Querrás poder hablar con esa niña de 16 años y decirle que deje de detestar el cuerpo que le tocó, querrás decirte “ámate”, porque sabrás que, de haberte amado como te lo merecías, los años que siguieron a esa foto no habrían estado tan llenos de lágrimas y decepción.

Vaya… xD

Creo que lo que tiene este ejercicio es la capacidad de explorar tus propios sentimientos muy a fondo de formas que no te imaginabas. En mi caso fue bastante emotivo mirar una foto de hace mucho tiempo y comenzar a pensar en cómo era yo y mi circunstancia en ese momento.

Si quieres hacer el reto conmigo, estaré subiendo uno de los 59 ejercicios del libro “Writing from the senses” cada martes y jueves.

¡Anímate y comparte tus resultados conmigo!