Cómo volver a enamorarte de la lectura en 5 sencillos pasos

¿A ti te pasó esto?

Yo solía leer mucho, apasionarme con los libros y las sagas. Desvelarme leyendo, llevar mis libros hasta a las comidas familiares. Sin embargo, poco a poco me empecé a desencantar de las fórmulas; cuando has leído mucho, empiezas a ver similitudes entre las historias del mismo género; comienzas a buscar cosas realmente excepcionales, pero la verdad es que, como lector, es una tarea difícil.

Coincidió con esta etapa de mi vida lectora, que empecé a tener menos tiempo libre y el internet nos absorbió. Las redes sociales se volvieron mi cosa preferida en las tardes de ocio y después llegaron Netflix y similares. Intentaba leer, pero había varias cosas que me desanimaban: me era difícil encontrar un libro que verdaderamente me gustara; mi capacidad de concentración se volvió muchísimo menor -cuando antes podía leer por horas seguidas, ahora me desconcentraba después de unos minutos; por último, me obligaba a continuar hasta el final con libros que no estaba disfrutando porque pensaba: “¿cómo voy a dejarlo a medias?” y eso hacía que ya no me emocionara ponerme a leer.

¿Esto se parece en algo a tu experiencia con la lectura?

Este año, volví a enamorarme de la lectura. Y no fue de la nada, me tocó echarle leña al fuego de nuestra relación.

Te comparto cómo lo hice, quizá algunos de estos consejos puedan ayudarte a ti a reencontrarte con este amigo fiel.

1. Leer audiolibros

Photo by Malte Wingen on Unsplash

Algunas personas consideran que esto es “trampa” y algunos estudios han mostrado que se comprende más al leer algo en papel, pero cuando se trata de ficción y entretenimiento, no hay gran diferencia.

Asi que, ¿por qué no darte la oportunidad de escuchar audiolibros? Son perfectos para esos momentos cuando estás haciendo tareas repetitivas que no requieren mucha atención: lavar trastes, trapear, cocinar, tu rutina del gym…

Hay muchísimos disponibles en YouTube, y también puedes contratar servicios como Audible o Storytel (yo tengo ese y es muy recomendable). Yo los escucho en inglés porque hay muchos más disponibles, pero cuéntame cómo es tu experiencia en español.

2. Cambia las redes sociales por los libros electrónicos

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

Tenemos el hábito de tomar el celular en momentos de ocio y checar rápidamente nuestras redes sociales. ¿Cuántas veces haces esto al día?, ¿cuánto tiempo crees que le estés invirtiendo? Está estimado que pasamos casi 3 horas al día en el celular, ¿cuánto de esto es haciendo algo productivo?, ¿y cuánto es simplemente pasando el tiempo?

Si haces el hábito de, en lugar de ver tus redes sociales, abrir un ebook y leer un par de páginas, definitivamente estarías leyendo un poco más a diario.

3. Lee muchos libros al mismo tiempo

Photo by Nicole Honeywill on Unsplash

Aunque no creo en el multitasking, pienso que leer varios libros a la vez es algo completamente distinto. Es darle a tu cerebro algo para cada humor. Este mes estuve leyendo “Americanah” (una historia de amor) y “El libro del cementerio” (novela infantil con tema sobrenatural) al mismo tiempo. A veces estaba de humor para uno, a veces para otro.

La clave aquí es básicamente comenzar todos los libros que quieras, como un pescador que lanza muchos anzuelos al mismo tiempo, pero en cuanto uno te atrape, comprometerte a ya no soltarlo.

¡Hazlo sin culpa! Poco a poco irás terminándolos todos. Pero también date la oportunidad de hacer lo que dice el siguiente paso…

4. Deja los libros que no te están gustando

Parece que en el mundo de los lectores ávidos, dejar un libro a medias es sacrilegio. Tenemos que sacarnos esa idea de la cabeza.

Afortunadamente para mí, un profesor en la universidad nos dijo que, así fuera la obra cumbre de la literatura, si un libro no nos estaba gustando, no teníamos por qué terminarlo, y desde entonces me siento una persona más libre.

A menos que seas un crítico literario que debe leer por profesión, la lectura por placer no se trata de sufrir para terminar un libro…su nombre mismo lo dice.

5. Lee todos los días

Photo by Glenn Carstens-Peters on Unsplash

Finalmente, si hay algo que te va a ayudar a leer más, es hacer de ello un hábito. Simplemente mira esta increíble estadística:

Leyendo más o menos un libro por año, vas a leer aprox. 50 libros el resto de tu vida. Si lees 30 minutos todos los días, vas a leer 1,000.

¿Qué consejos lectores te gustarían a continuación? ¿Una reseña de la app Storytel? ¿Saber dónde consigo mis ebooks gratis? ¡Comenta!

Anuncios

¿Cómo arreglar la temprada 3 de Stranger Things?

Stranger Things 1 fue como un inesperado tren que nos arrolló con su genialidad. Entre toda la nostalgia ochentera y remakes que se estaban viendo venir, esta serie nos tomó a todos por sorpresa con su estética y planteamiento que remitía a los ochenta, pero con una trama original, subversión de expectativas, personajes bien delineados y un misterio lleno de intriga.

Dos años y dos temporadas después, Stranger Things dejó atrás sus días de gloria para convertirse en un producto más de Netflix, empresa que parece decidida a ordeñar a su vaca gorda hasta dejarla seca. Esta tercera temporada confirma lo que ya nos temíamos con la segunda: hay más preocupación con hacer más temporadas rápido (antes de que los niños crezcan, claro), que por hacer un trabajo con el cuidado y calidad por los que se caracterizó la primera temporada.

Así que, ¿qué salió mal?

Personajes

Son una caricatura de lo que alguna vez fueron. Ya no tenemos personas, sino caricaturas exageradas.

El más claro ejemplo son Joyce y Hopper, pero esto aplica para la mayoría de los otros personajes.

Joyce antes era una madre desesperada, considerada por los demás paranoica, pero decidida a encontrar a su hijo a cualquier costo, que de vez en cuando tenía alguna explosión de sentimientos justificada por la trama. Sus sentimientos eran complejos y realistas; era fácil como audiencia tomarla en serio.

Ahora es una solitaria madre soltera que grita para conseguir lo que quiere (y extrañamente lo consigue, aunque en los contextos en que lo hace, en la vida real eso jamás pasaría) y sus sentimientos de duelo jamás son explorados a profundidad, haciendo que se sienta como un personaje superficial y que nos preguntemos, ¿dónde están las consecuencias del traumático evento que vivió al final de la segunda temporada?

Hopper es, para mí, el peor caso. Pasó de ser un hombre rudo y serio, un policía no muy concentrado en su trabajo que se redime a través de su compromiso hacia el misterio de la desaparición de Will, un padre que perdió a su hija, que ve en Eleven una segunda oportunidad para ser padre, a ser una broma. En la tercera temporada, es un papá celoso ultra-macho, incapaz de estar feliz o a gusto en algún momento, con su juicio nublado por una ira irracional. Toda posible profundidad emotiva que pudo haber sido explorada en este personaje, que ya está acostumbrándose al día a día con Eleven, fue eliminada para convertir al personaje en un chiste.

Eleven y Max son adolescentes irracionales, Mike y Lucas son novios incapaces de comprender a las chicas o tener una sola conversación racional con ellas… así podría seguir y seguir, pero creo que entienden el punto.

Trama

No hay misterio.

Para el final del primer capítulo ya vimos exactamente qué está pasando, ya sabemos qué amenazas van a enfrentar nuestros héroes; no son amenazas nuevas ni misteriosas. No hay nada que los personajes vayan a descubrir que la audiencia no sepa ya, así que…¿por qué nos interesa?

Falta ese mágico elemento de misterio que hizo icónica la primera temporada, ahí tuvimos que esperar hasta el final de la temporada para saber exactamente qué había pasado y cómo.

Enemigos

Similar a mi queja de arriba, el problema aquí es la falta de novedad. Esta temporada tenemos versiones ¿mejoradas? de los mismos enemigos que en las anteriores.

  • Un gobierno
  • Un monstruo hambriento

Más sobre esto en el apartado siguiente…

Worldbuilding

En la primera temporada, este mundo parecía muy prometedor: parecía que estábamos apenas echando un ligero vistazo a un vasto mundo. Las temporadas 2 y 3 nos quitaron esa idea: no hay nada nuevo que descubrir, es un mundo sin profundidad, sin nada. El upside down no es nada más que una versión oscura y retorcida de nuestro mundo; no se ha avanzado en preguntas clave como: ¿por qué a los gobiernos les interesa?, ¿qué son los monstruos?, ¿por qué quieren atacarnos y matarnos? La motivación del monstruo en la primera temporada era clara: una bestia suelta buscando alimento. Para las temporadas 2 y 3, esperaríamos tener un idea más clara de qué buscan estos monstruos al entrar a nuestro mundo. Si la respuesta es que no buscan nada más que alimentarse (de forma cada vez más aparatosa), entonces me parece que no debería haber más temporadas.

En general opino que…

Es evidente que la historia no fue escrita para ser extendida. Los hermanos Duffer parecen haber tenido la idea de un misterio muy bueno, pero no parecen haber tenido las ideas suficientes para poder expandirlo: no saben qué es el upside down ni qué representa para la humanidad; tampoco saben a dónde quieren que lleguen los personajes, ni en qué quieren que se conviertan.

Creo que en su cabeza era una historia para una sola temporada.

¿Cómo arreglarla?

Pero si, aún después de una mediocre segunda temporada, Netflix te dice “toma dinero, continúa la historia”, claro que no vas a decir que no. Así que, si a fuerza teníamos que continuar, ¿cómo arreglamos los problemas?

  1. Haciéndolo misterioso. Que la audiencia, junto con los personajes, tenga que seguir el camino de migajas hasta descubrir la respuesta; aún si esta no fuera enteramente satisfactoria, haría la travesía mucho más entretenida: veamos a Billy actuando raro, pero sin saber por qué; tengamos la sub-trama de que Robin, Steve y Dustin, pero vayamos descubriendo junto con ellos que son los rusos quienes están detrás de los mensajes crípticos, sin que hayamos ya visto que son ellos.
  2. Haciendo a los personajes seres humanos reales y complejos. La primera temporada se caracterizó por esto, pero la tercera ya perdió esta característica por completo. Los creadores, en la primera temporada, quisieron hacer alusión a 3 tipos de películas de los 80: horror adolescente (Nancy, Steve y Barb), aventura de un grupo de niños (Mike, Lucas, Dustin y Eleven), misterio de persona desaparecida y búsqueda policiaca (Hopper, Joyce y Will); su objetivo era utilizar estas conocidas fórmulas y modernizarlas, hacerlas distintas, no cumplir con las expectativas de cada género. En esta tercera temporada quisieron volver a hacerlo: quisieron hacer una historia buddy cop (Hopper y Joyce), un romance adolescente (Mike y Eleven…quizá también Lucas y Max, pero no me lo parece) y una trama estilo “Los usurpadores de cuerpos” (Billy y compañía). Creo que en esta ocasión no supieron manejarlo, metieron los géneros sólo porque sería cool, las tramas no están bien cohesionadas, y el querer apegarse a cada uno de estos respectivos géneros hace que los personajes no se sientan como ellos mismos sino como (y ya lo mencioné antes) caricaturas.
  3. Eliminando subtramas innecesarias. Si alguien no es útil en la historia, relégalo a ser personaje de fondo. Claro, esto es difícil porque estamos hablando de que los actores son personas que necesitan esos empleos, además de que los fans de cierto personaje podrían quedar decepcionados. Pero en un mundo perfecto donde todo lo que importa es la historia, no tenemos que incluir a tooooodos los personajes y meter nuevos, sino realmente usar a los que se necesitan, punto.

¿Te gusta Stranger Things? ¿Te gustó la tercera temporada? ¡Comenta!

Otras entradas que te podrían interesar:

5 razones para ver Stranger Things

La falsa amenaza o por qué, desde el punto de vista narrativo, la saga Crepúsculo es deficiente

Lecturas del mes: Julio 2019

Ya se nos va terminando el séptimo mes del año. Se sienten como los siete meses más cortos de toda mi vida.

Lo bueno es que, para medir mi productividad, siempre puedo contar con la ayuda de mi mejor amigo, Goodreads, quien me confirma que este mes he terminado mi séptimo libro del año.

Un libro al mes, nada mal.

El libro en cuestión es:

La Reina Roja

de Matt Ridley

Mi puntuación: ⭐️⭐️⭐️⭐️

Leído en: audiolibro, idioma original (inglés)

Este es un libro agridulce. Describe comportamientos animales y humanos en torno a la sexualidad, y cómo la evolución ha armado a hombres y a mujeres con las características necesarias para perpetuar la especie de la manera más prolífica posible, y siempre con los genes de mejor calidad.

Es agrio porque describe y explica comportamientos humanos poco deseables: infidelidad, violencia, avaricia… como parte de aquello que ha ayudado a perpetuar la especie de forma tan exitosa.

Es dulce porque se concentra en importantes verdades: nuestros cerebros se han hecho receptivos a ciertos comportamientos pero no significa que estos sean ineludibles e inevitables. El libro mismo lo dice: no pretende que malos comportamientos se justifiquen con lo expresado en él. Acepta que la estimulación hacia ciertos hábitos, hablidades y comportamientos son muy importantes. Es, por ejemplo, como quien nace para la música: su cerebro tenía más habilidad, pero sin un maestro, era imposible que esta se desarrollara.

Pone también bajo el reflector el hecho de que, desde hace mucho tiempo, no estamos evolucionando para superar las circunstancias, sino para superarnos entre nosotros. Cuando los elementos a nuestro alrededor dejaron de ser una amenaza, comenzamos a evolucionar para ganarnos los unos a los otros en esta carrera reproductiva, y por eso es que se dio la evolución de la manera en que lo hizo.

Nuestra sociedad hoy no es casualidad: es el resultado de todo lo que la especie ha tenido que superar para seguir existiendo. Claro, tendrán tanto nuestros cuerpos como nuestras mentes que evolucionar en direcciones nuevas, sin embargo, no hay que demeritar lo que se ha logrado hasta ahora: hemos llegado muy lejos. En un ciclo, la cultura modifica nuestra naturaleza, pero nuestra naturaleza fue lo que primeramente le dio forma a nuestra cultura. Una sirve a la otra, y negar alguna de las dos sería dejar tuerta nuestra visión del ser humano.

Me gustó este libro porque procura ser objetivo y creo que llega a conclusiones muy acertadas sobre algunos aspectos de la naturaleza humana.

No me gustó que la primera mitad describe comportamientos animales y puede ponerse aburrido; aunque justifica este enfoque en animales distintos al ser humano, no me gustó. Tampoco me gustó que asume muchas cosas como “naturaleza humana” cuando creo que son más bien costumbres de la civilización occidental; me parece que en muchos ejemplos no es objetivo y faltan estudios más objetivos.

¿Qué estoy leyendo?

El Libro del Cementerio de Neil Gaiman

Una entretenida aventura sobrenatural. Misteriosa y oscura pero, como suele ser el material de este escritor, con mucho corazón.

Americanah de Chimamanda Ngozi Adichie

¿Qué se siente emigrar? Pero, sobre todo, ¿qué se siente emigrar a Estados Unidos siendo una Nigeriana negra? Una fascinante historia, muy humana, sobre migración e identidad racial.

¿Qué estás leyendo tú? ¿Cuántos libros llevas en el año? ¡Comenta!

NAYA (Historia de miedo)

Este octubre/noviembre en la empresa en la que trabajo (Knotion) hicieron un concurso de cuentos de temática de terror.

¡Gané primer lugar!, así que les presumo mi cuento.

Naya

No soy única. De hecho, hay otra persona que nació exactamente igual a mí. Mi clon natural. Pero ella es más. Más bonita, más carismática, más inteligente. Nadie me lo ha dicho en mi cara, pero sé que piensan que solo soy la “otra Naya”: siempre un paso detrás de ella, intentando verme igual, vestirme igual, ser amiga de sus amigos. Creen que soy su sombra.

—¿Naya? —escucho a lo lejos y volteo. Ya me acostumbré a responder a su nombre.

—No. Ayan.

El chico parece sorprendido. En seguida me mira bien y en su boca se tuerce una sonrisilla. “Claro”, parece decir, “ella no puede ser Naya.”

—¿Sabes dónde está?

Resisto las ganas de voltear los ojos. No somos siamesas, no soy su escudera o mensajera. No. ¡No sé dónde está!

—No —respondo con calma.

—Gracias.

Ni siquiera intenta ser amable y hacerme plática. Ni siquiera se despide.

Vuelvo a verlo después. Camina con mi hermana por el pasillo. Le habla animadamente. Veo la cara de Naya: no está interesada en él. Es obvio que lo ignora. Aunque se trata de un chico alto y bien parecido, me parece patético. Me acerco para quitárselo de encima.

—Ya es muy tarde. ¡Te estaba buscando para irnos!

Naya sonríe agradecida y se despide fríamente de él antes de seguirme por el pasillo.

Pobre diablo, no tenía la más mínima oportunidad.

* * *

Era octubre, y como cada año Naya y yo habíamos preparado nuestro disfraz de gemelas. Ese año seríamos Odile y Odette. Yo, el cisne negro.

Cuando fuimos a recoger nuestros disfraces vimos que nos habían malentendido: habían hecho dos iguales. Naya se desanimó.

—Podemos repetir alguno de otro año —le dije. No le pareció, y decidió que esa noche se quedaría en casa. Por mi parte no me perdería la fiesta.

Me vestí del cisne negro y tomé sola el autobús a la escuela.

El sol ya se ponía y la temperatura bajaba. Conforme avanzábamos la oscuridad invadía el camión, alejándonos de la luz del atardecer. Pocas personas bajaban y subían del camión, que poco a poco quedaba vacío.

* * *

Sube una anciana, baja un hombre. Baja la anciana y sube un chico. Después suben más chicos. Disfrazados, seguramente van a la escuela. No los conozco, así que me quedo en mi rincón.

Es la primera fiesta escolar de noche de brujas a la que voy sin mi hermana. Me siento libre, pero vulnerable. No quiero tener que aclarar a todos que no soy Naya, que ella no vendrá, que “está enferma”.

—¡Naya! —me gritan tres chicos. Sé que van en nuestro salón, pero no los conozco muy bien.

Estoy a punto de aclarar quién soy. Pero…

—¡Hola! -—digo, animada.

Ellos no lo notan, se sientan conmigo y hablamos tonterías.

—¿Y Ayan, tu hermana?

—Enferma.

Me ofende que no pregunten cómo estoy.

Al arribar a la escuela me apresuro en llegar al tocador antes de que nuestros amigos nos vean. Con la paleta de maquillaje de fantasía que llevo en mi bolso me cubro la cara de blanco, resaltando mis ojos con negro hasta quedar irreconocible. Esta noche soy Naya. Solamente mi cabello rojo le dará pistas de que soy una de las gemelas a quien me vea… Pero no tendrán forma de saber cuál.

Entro al salón. No soy el cisne negro: soy solamente una sensual bailarina oscura con el rostro pintado. Mi cabello de fuego contrasta bellamente con mi disfraz.

Me siento como una celebridad. Todos me miran y saludan. Recibo elogios sobre mi disfraz… Titubeo al ver a nuestro grupo de amigos. ¿Se darán cuenta? ¿Creerán que perdí la cabeza? Por un momento me detengo y pienso en la tontería que estoy haciendo, pero veo mi reflejo en uno de los globos metálicos. No soy Naya, pero bien podría serlo: nuestras pocas diferencias permanecen ocultas bajo el maquillaje.

Jamás lo notarán.

* * *

Alberto apenas notó que la chica le presionó el brazo con más fuerza. Estaba concentrado en su objetivo: encontrar a Naya.

María, su cita, le dijo algo. Apenas la escuchó. De pronto advirtió que ella ya no le tomaba el brazo.

Poco le importó.

Entonces la vio. Cabello suelto, salvaje, justo como a él le gustaba. Su disfraz de bailarina entallaba su cuerpo. Fue como un imán: él caminó como poseído hacia ella y tomó su cintura del modo menos sugestivo que pudo. Ella volteó, sonriendo. Su mirada era alegre y no se desvaneció al verlo: de hecho, lo miró como si no lo conociera.

—Soy yo, Alberto. Beto —dijo él quitándose la peluca pegada a su sombrero de pirata. De pronto ella pareció acordarse y la sonrisa se desvaneció ligeramente de su rostro. Era normal: así le respondía siempre, con poco entusiasmo, casi con aburrimiento. Él pensó que un poco más de esfuerzo, de insistencia, la convencería y haría la magia. Pero pronto empezó a desesperarse ante ese hielo impenetrable.

—Te ves increíble —dijo Alberto, torpe.

Ella miró al suelo, apenada, como si jamás alguien le hubiera dicho algo así. (Bien sabía él que ella escuchaba aquello casi todos los días). Pudo sentir su sonrojo por debajo de su estilizado maquillaje. Hasta notó su esfuerzo por seguir portándose estoica.

De pronto sintió el triunfo de sus meses de esfuerzo.

La noche avanzó como la había imaginado. Poco a poco dejaron fuera de su burbuja al resto del grupo y la conversación en medio de la música se volvió sólo de ellos. Nunca había podido hablarle así. Nunca, en todos esos meses, la había conocido tanto como esa noche. Se fueron alejando poco a poco de todos, de la música. De pronto se vieron entre los altares de muertos, donde todo estaba más silencioso. Él se atrevió a darle un beso. Naya​ respondió con dulzura.

Lo que tanto había soñado sucedía al fin.

Al terminar la noche ella dejó que él la llevara a casa. Al entrar en el auto ella no le pidió que la llevara rápido. Se quedaron hablando. Él tomó su mano y la acarició. Después miró sus labios: se habían despintado un poco.

* * *

María había estado enamorada de Alberto desde la primera vez que lo vio practicando parkour en el patio de la escuela. Sabía que el resto de sus compañeras también lo estaba… por eso le sorprendió que él accediera a hacer un disfraz de pareja con ella. Se lo propuso durante la clase de inglés, la única que tenían en común. Decidieron ir de piratas.

Desde ese día fueron una especie de pareja. Se veían en el receso, él la llevaba a su casa, ella le daba un beso antes de irse. (María seguía esperando que fuera él quien lo hiciera). Quizá durante la fiesta de noche de brujas… ¿Y si le pedía que fuera su novia?

Pero esa noche, tras oírlo decir que iba por comida para ambos, le perdió el rastro. Intentó actuar con normalidad, estar con sus amigos, mantener su actitud casual. Pero estaba enojada. Y triste.

A la hora de irse dijo a sus amigos que regresaría con Alberto. Con la furia recorriéndole todo el cuerpo, caminó hasta el auto. Ahí lo vio: estaba con la chica pelirroja que a todos les gustaba en la escuela. Parecían a punto de besarse.

María caminó más rápido. Llegó al auto, abrió la puerta y tomó a la pelirroja del cabello forzándola a bajar.

Naya la empujó furiosa. María no esperaba esa reacción y se enojó más. Comenzaron a forcejear. Alberto salió del auto para detenerlas. María lanzó a ​Naya al piso y le dio un golpe en el rostro. De pronto lo advirtió: la pelirroja no se movía. Por un momento creyó que Naya le estaba jugando una mala pasada. De pronto, un charco de sangre emanó de la cabellera pelirroja.

Como si el cabello desprendiera tinta.

El enojo se convirtió en miedo. María quedó paralizada mirando el cuerpo inerte ​​.

—¡Qué hiciste! ­¡Qué pasó! —escuchó la voz de Alberto.

María no respondió. Embelesada, miró el rostro pintado de blanco. Los ojos abiertos, la boca hecha una mueca descompuesta. No escuchó la voz de Alberto cuando él le gritó. Casi no sintió cuando él la levantó, alejándola de la muerta. La sacudió de nuevo, preguntándole qué había pasado.

—¡María! ¡Qué hiciste! ­

Ella solo rompió en un llanto histérico.

Sigue mi blog para más textos como este.

Otros textos que podrían interesarte:

Por qué los CLICHÉS pueden ser buenos para tus personajes

Cuántas veces no te has encontrado con una historia repleta de personajes tan, tan clichés, que te hacen rodar los ojos con hartazgo. Pero, ¿te has puesto a pensar en que esos mismos clichés que te hacen arrancarte los cabellos…podrían ayudar a tu historia si los usas de forma correcta?

En primer lugar es importante tomar en cuenta que prácticamente todo lo que puedas imaginar, así sea la historia más original o el personaje más bizarro, se asemejará a cosas que ya han sido escritas anteriormente. Es casi imposible hacer algo verdaderamente único. ¡Y eso no tiene nada de malo!, sólo te enfrenta con una dura realidad:

Tendrás que ingeniártelas para que, aún cuando no escribiste la historia más original del universo, esta atrape a tus lectores.

¡Es un reto emocionante!…aunque da un poco de miedo.

Pensemos en “Star Wars”, “Harry Potter” y “El señor de los Anillos”, tres historias cuyo héroe tiene características muy similares, y que podríamos considerar cliché, pero las tres logran funcionar. Son historias que se quedaron en el corazón del público porque los personajes van más allá de ser un cliché genérico: sí tienen estas características arquetípicas, pero tienen personalidades humanas, deseos, miedos, pasado, etc.

Para más detalles de cómo crear personajes interesantes visita Creación de personajes.

¿Qué es un cliché?

En http://tvtropes.org nos explican que un tropo o cliché es “un recurso o convención, un atajo para describir situaciones que el escritor asume que la audiencia va a reconocer (…) son herramientas que el creador utiliza para expresarle sus ideas a la audiencia.”

Sabemos que un personaje es un cliché cuando tiene características que hemos visto una y mil veces: el chico rebelde y guapo con un pasado oscuro que sólo necesita conocer a la chica correcta para volverse bueno; la chica buena que sólo necesita desinhibirse un poco para volverse una bomba sexual…creo que entienden a qué me refiero. Los clichés son un área segura donde los escritores no tienen que crear personajes profundos ni romperse mucho la cabeza, son carcazas llenas de aire, no hay más en estos personajes cliché que lo que vemos en la superficie.

Por supuesto, existen los arquetipos, esos moldes que se han utilizado desde el principio de los tiempos en mitos e historias, ¿cuál es la diferencia entre un arquetipo y un cliché? El arquetipo sería una etiqueta que le pones a un personaje, la cuál no tiene importancia por sí misma, sino en la medida en que ayude a definir quién es tu personaje. ¿El cliché mal aplicado?: es sólo un muñeco inflable, un estereotipo ignorante y genérico fingiendo que es un personaje de verdad

Entonces…¿cómo vamos a usar los clichés a nuestro favor? ¡Utilizándolos como se emplea a los arquetipos! No vamos a reemplazar la personalidad de un personaje con un cliché, sino que vamos a complementarla con algunos.

Cuándo los clichés son malos…

En primer lugar, son malos cuando, como ya mencionamos, sustituyes la personalidad de tu personaje con un cliché, pero esto no es lo único, déjame mostrarte algunos otros casos:

  • Cuando revelan ignorancia sobre el tema a tratar:  Sucede mucho con las novelas de escritores primerizos que intentan recrear épocas míticas: la edad media, el siglo XVIII, etc. Para exentarse de una ardua investigación que puede tomar meses, un escritor poco experimentado va a recurrir a los clichés que ha visto en películas o leído en libros similares al suyo, utilizándolos sin conocer su trasfondo, y muy probablemente usandolos de forma errónea, revelando así su ignorancia sobre el tema.
  • Cuando sólo son producto de repetición inconsciente: Cuántas veces no has escuchado algún decir popular y has pensado “todo el mundo dice eso, pero…no es verdad” Si un cliché viene de algo que todo el mundo dice, pero que no es verdad en un contexto de seres humanos normales, hace parecer a tu historia amateur y poco profunda.
  • Cuando quieres mostrar diversidad: Hacer una historia con personajes diversos es muy bueno, pero…si en vez de mostrarlos como personas, son sólo una colección de generalidades sobre la cultura que intentas mostrar, quedas como un ignorante.

Cuándo los clichés son buenos

  • Cuando te ayudan a mostrar en un primer momento la personalidad de tu personaje: Tus lectores van a conocer a fondo a tu personaje, van a enamorarse de él, celebrar sus victorias y llorar sus desgracias, pero…¿cómo haces que, al principio de una historia los lectores comprendan las motivaciones de personajes que no conocen?, esto sin aburrirlos con explicaciones aburridas que pueden matar la trama. Ahí es donde puedes colgarle un par de clichés a tus personajes, como gafetes que digan “Hola, yo soy (inserte característica)”, no puedo recalcarlo suficientes veces, un cliché no sustituye una personalidad, pero…
  • Un cliché puede ayudar a que tus lectores reconozcan inmediatamente el tipo de personaje con el que van a tratar: Lo más importante para un lector es saber si ese es el tipo de personaje con quien quieren recorrer el maravilloso camino de historialandia. Con algunos clichés bien colocados al inicio, puedes guiar a tu lector y convencerlo de que tu historia va a valer la pena.

Con todo esto no quiero decir que debes conformarte con utilizar clichés gastados y olvidarte de intentar darles a tus historias y personajes giros interesantes, los clichés van a ser simplemente un apoyo para ti, una andadera en la que puedas sostenerte antes de que tu historia pueda correr por sí sola. Un cliché, por sí mismo no mantiene a un personaje interesante, son sus complejidades, sus conflictos internos y sus particularidades. Pero piensa en el inicio de tu historia como si fuera el momento en que acabas de conocer a una chica que te gusta, ¿vas a ponerte a contarle toda tu vida para que se interese en ti?, seguramente lograrías el efecto contrario. ¿Qué haces para gustarle a alguien?: le muestras lo mejor de tu personalidad; sabes que después, con el tiempo, esa persona va a llegar a conocerte a profundidad, pero cuando la acabas de conocer no es el mejor momento para eso.

A fin de cuentas, ¡es imposible evitar los clichés!, si lo hicieras, estarías descartando muchísimo material valioso.

Clichés PINTEREST
Si te gustó el artículo, ¡compártelo en Pinterest!

Un ejercicio interesante: piensa en tus personajes favoritos de películas, libros y series, identifica sus clichés y pregúntate, ¿seguirían siendo estos personajes los mismos sin sus características arquetípicas?, ¡cuéntame qué pensaste!

Artículos que podrían interesarte:

Tu guía definitiva de bosquejo de novelas

En La importancia del “outline” – 4 riesgos de no bosquejar tu novela hablé de las consecuencias de no bosquejar tu novela.

Muy acertadamente, una lectora me pidió que explicara cómo hacer un buen outline, ¡así que aquí lo tienen!

Escribir una novela no es todo alma, todo inspiración y todo corazón. En realidad se trata de un duro trabajo que debe ser tomado muy en serio o quedarás con el riesgo a caer en el triste abismo de la mediocridad.

Todo lo que está bien hecho, requiere de ardua esquematización, esto permite a quien lo realiza darse una idea general del trabajo que está haciendo y, sobre todo, de los recursos que requerirá para ello.

Entonces, ¡vamos a lo que nos compete!

0.- Investigación e inspiración

¿Has leído el libro Roba como un artista? Bien, alerta de spoiler: no hay nada nuevo bajo el sol. Todo lo que hacen los artistas es robar las ideas de otros. Bueno…no exactamente, más bien se inspiran.

Para crear algo nuevo, maravilloso y original, es necesario tomar de algún lado la inspiración, y qué mejor que recurrir a los maestros. Estoy segura que habrás leído libros similares a tu novela (de otro modo, qué peculiar que hayas decidido escribir un libro de géneros y temáticas que no disfrutas leer…), pero no está de más repasar lo más icónico del género y, sobre todo, lo que más te haya gustado, ¡y no sólo eso!, también es importante que hagas toda la investigación previa necesaria. Por ejemplo, si harás una novela de ficción histórica en la época de la revolución, no creas que tus clases de historia de la prepa son suficientes, necesitas respirar, comer, oler, ¡excretar el tema!…investígalo a fondo si quieres terminar con un trabajo serio en tus manos. ¡Ah, y la fantasía no queda exenta!, investiga bien las fuentes de donde tomarás referencias para tu mundo fantástico.

1.- Tema, tono y trama

Las tres indispensables T’s de toda obra narrativa son el tema, el tono y la trama. Tras decidirsobre estas, si bien aún falta mucho por hacer, siempre sabrás exactamente a dónde quieres llegar con tu historia. Las tres T’s van a ser como tu mapa a la meta.

Tema

En Animated Storytelling, Liz Blazer nos dice que el tema es el mensaje profundo de tu historia, de lo que tu historia trata verdaderamente.” Toda obra tiene un mensaje profundo, aquello que quiere dar a entender. Por ejemplo, el tema de Harry Potter es la importancia de la familia y la amistad para superar nuestros momentos más oscuros; Crepúsculo, por su parte, es una metáfora sobre llegar vírgen al matrimonio.

Tono

Sobre el tono, nos dice que es como quisieras que la gente lo describiera. ¿Deberían decir que es emotivo, espeluznante, gracioso, dramático, informativo?, ¿es peculiar, melancólico, escandaloso, urbano?” Esto es crucial. No es lo mismo una historia de zombies dramática (léase The Walking Dead) a una historia de zombies graciosa (léase Zombieland); el tono va a ayudarte a reforzar el tema. Lo más importante es no perder de vista el tono para que tu historia sea consistente.

Trama

Finalmente, la trama es aquello de lo que trata la historia. Lo ideal es que tu trama sea breve, aún no tienes que entrar mucho en detalle. Una película (no he leído el libro jeje) sobre un drugo adicto a la ultraviolencia a quien intentan reformar a través de métodos invasivos que acaban con su naturaleza. Esa sería la trama de La naranja mecánica: la historia muy en general.

2.- Detalles del formato

Ya que has cubierto los aspectos básicos, es hora de que te preguntes las siguientes cosas:

  • ¿Cuál es el género de mi novela? Decidir el género, te ayuda a mantenerte dentro de las convenciones de tal género…o romperlas, si así lo decides, pero este tipo de acciones siempre deben ser con un profundo conocimiento de lo que va a modificarse.
  • ¿Desde qué punto de vista quiero contar mi historia? Puede ser un narrador en primera, segunda o tercera persona. Puede ser un narrador involucrado en la trama, un observador lejano o un ente omnipresente. Esto no se elige al azar, debes elegirlo para que refuerce el tono, tema y trama de tu historia.
  • ¿Cuál será el largo aproximado por capítulo? Por supuesto, esto no queda escrito en piedra, y puede modificarse de acuerdo a las necesidades de la novela que identifiques más adelante. Sin embargo, decidir el ritmo de tu novela desde el principio, te dará una pauta a seguir. Una novela ágil tiene capítulos cortos; novelas más contemplativas y lentas tienen capítulos más largos.
  • ¿Cuántos capítulos tendrá mi novela? Basándonos en la estructura de tres actos que (con sus contadas y experimentales excepciones) toda historia tiene: introducción, desarrollo/clímax y final, puedes trazarte ciertos límites: introducir tu mundo en los tres primeros capítulos, desarrollar tu historia en siete y darle conclusión en los dos últimos. Al darte a ti mismo estas limitaciones, tu escritura no se suelta y no terminas con diez capítulos de introducción a tu mundo (cosa generalmente indeseable, ya que la mayoría de los lectores buscan entrar al meollo de la historia lo más rápido posible).

3.- Introducción, desarrollo/clímax y final

Esta parte sería una extensión de lo que es la trama. Ahora no nos conformamos con saber de qué va la historia, sino que queremos saber exactamente cuáles son los tres principales momentos clave de la historia (y sus respectivas transiciones entre sí). Regresemos al caso de La naranja mecánica (alerta de spoiler).

En la introducción, se nos presenta al manipulador y encantador Alex, así como sus prácticas ultraviolentas. La transición de la introducción al desarrollo se da cuando, por haber violentado a sus drugos, ellos lo traicionan. El desarrollo es una caída en picada del personaje: su controversial recuperación, donde con terapia conductual destruyen su naturaleza y lo convierten prácticamente en una marioneta sin voluntad. El clímax, que nos sirve también de transición entre el desarrollo y el final se da cuando, torturado, intenta cometer suicidio. El final es la vuelta del personaje a su naturaleza inicial. (En la película, ya que en el libro sufre una transformación verdadera en el último capítulo).

4.- Personajes

Ahora, finalmente, es hora de crear con lujo de detalle a los pobladores de tu historia, al motor de todo. Sin personajes bien construidos, todo lo demás se vuelve irrelevante: a tus lectores les importa tu trama en la medida en que le importan tus personajes.

Lo recomendable es tener un solo personaje principal y un par de personajes secundarios o un grupo de ellos bien diferenciado por sus características; por ejemplo, en El Señor de los Anillos, tantos personajes funcionan porque Tolkien les dio características que los diferencian entre sí de forma muy acentuada. También puedes meter todos los personajes incidentales que gustes. Recalco, estas son solo mis recomendaciones,  sobre todo para escritores nóveles; si eres un maestro malabarista de tramas como George R. R. Martin, puedes manejar muchos personajes principales y tramas secundarias al mismo tiempo… sin embargo, no lo recomiendo para una primera novela.

Te dejo aquí un par de mis artículos donde puedes encontrar fichas de personajes:

5.- Tu mundo

El protocolo de creación de mundos cambia dependiendo del tipo de novela que quieres escribir. Si tu historia se desarrolla en tu ciudad, en la época actual, realmente no hay mucho que investigar o inventar: sabes intuitivamente cómo funciona y eso se va a reflejar en tu escritura.

El problema es cuando se desarrolla en mundos que no conoces: debes crearte a ti mismo ese conocimiento intuitivo que tienes de tu vida real, ¿cómo? En el caso de novelas históricas, investigando como si no hubiera un mañana acerca del país y la época que elegiste; el trabajo es mucho más arduo si decidiste hacerlo de un país distinto al tuyo. En lo personal, y por experiencia, recomiendo limitarse a hablar del país propio, o de uno en el que hayas vivido mucho tiempo; hay mucho conocimiento que se tiene sólo viviendo en cada lugar.

En el caso de la fantasía, hay un poco de investigación (para conocer bien las fuentes en que te inspiraste para crear tu mundo; de preferencia toda mitología fantástica debe tener sus bases en las mitologías ya existentes), pero es más que nada creación; podría parecer más fácil…pero tiene su chiste. Se debe crear un mundo con todo lujo de detalle, desde el tipo de gobierno, hasta las fuentes de empleo e incluso, cuál es su deporte favorito ahí; entre más detallado lo construyas, más darás la impresión de tener ese conocimiento natural e intuitivo, que le dará al lector la sensación de que está leyendo sobre un mundo existente.

Más adelante les haré una guía a detalle sobre todo lo necesario para crear un mundo de fantasía.

6.- Investigación profunda

Llegados a este punto, recomiendo una segunda ronda de investigación. Como podrás darte cuenta, para este momento seguramente te habrás topado con cosas que no tomaste en cuenta en la primera investigación, así que ¡a googlear a todo lo que da!

7.- Beats

Los beats son un concepto que saqué de Animated Storytelling. En este libro, Liz Blazer nos dice que los beats son “todos los momentos o pasos activos que mueven hacia adelante la historia, y ‘entramarlos’ significa ponerlos en el orden en que creen el mayor impacto emocional.” Ese impacto emocional es lo que va a hacer que la historia se quede en el corazón de tu lector.

Lo más importante es que cada uno de los beats influencie la trama, afecte activamente a tus personajes y tu historia, nada debe estar puesto al azar.

Escribe tus beats y continúa al siguiente paso.

8.- Fusionar los beats y los capítulos

Es hora de volver al número de capítulos que decidiste hacer. Lo que vamos a hacer aquí, es poner los beats por capítulos. Un capítulo puede contener dos o tres, o al contrario, puedes abordar un beat muy importante a lo largo de varios capítulos. El chiste es que incluyas todos los beats de manera que quedes satisfecho con tu historia. Aquí es cuando puedes decidir que tres capítulos no son suficientes para tu introducción, o que tu desarrollo, debido a la cantidad de beats a abordar, necesita volverse de doce capítulos. Lo importante es no dejar ningún beat fuera, cada cosa que sea importante para la historia debe incluirse en su momento preciso.

Te recomiendo escribir los beats en fichas bibliográficas para agruparlos por capítulos y, en caso de que no te satisfagan, poder moverlos con libertad hasta que sientas que tu historia es exactamente lo que imaginaste.

9.- Primer borrador

Tras este mar de planeación, ¡es momento de escribir tu primer borrador!

Si  seguiste todos estos pasos, lo más seguro es que te sea mucho más fácil sentarte a escribir, pues tendrás todo lo que necesitas, y las distracciones por investigación y dudas, serán mínimas. Básicamente, serás como un pintor que tiene todo el material a su alcance. El tiempo invertido en esta planeación, es tiempo de eficiencia al momento de la escritura como tal.

Después del primer borrador, tan sólo quedan el mar de correcciones y reajustes…pero eso es tema para después.

Escribir una novela es un camino arduo ¡cuéntanos tu experiencia!, y comenta qué consejo le darías tú a todos los ficcionólogos para que logren terminar su primer borrador.

Guía definitiva de bosquejo de novelas josefina llanos ficcionologia
Si este artículo te pareció útil, ¡compartelo en Pinterest!

Les dejo un libro increíble para planear una novela: 90 days to your novel. Desafortunadamente sólo puede descargarse en inglés, pero si esto no te molesta, puedes bajarlo gratis aquí.

Te invito a leer otros artículos que tal vez puedan ser de tu interés:

Síguenme en mis redes sociales para estar al tanto de mi contenido.

¡Nos vemos el próximo mes con más consejos de escritura!

🏆NOMINADAS: Enemigo de todos🏆

No voy a mentir, esta es una de mis favoritas del año…pero eso no significa que se salva del frió yugo de mi crítica.

Ladrones de bancos que son perseguidos por un policía a punto de retirarse, en el entrañable estado de Texas. Hay más en esta película, claro; sobre todo el cómo y el por qué de los robos.

Llamó mi atención desde el trailer, ¡la hubiera ido a ver sin estar nominada! Y cumplió muchas de mis expectativas…pero falló en muchas cosas también.

Por un lado, es muy muy bonita visualmente y se toma muy en serio su retrato del estado de Texas y lo que quiere reflejar sobre él: decadencia. Por el otro, es exageradamente reiterativo con esto, con tomas del paisaje que se vuelven repetitivas y obvias.

Por un lado, las razones de los hermanos para robar son bastante interesantes, sin embargo, hay varios agujeros en la trama de la persecución, y en el plan para robar los bancos pero, sobre todo, hay una pregunta que queda al aire ya que termina la película y has conocido a los personajes. ¿Por qué?, ¿por qué robar bancos fue su última opción?, sobre todo del hermano menor, no parece alguien que tomaría una decisión así. Aunque tal vez estoy siendo quisquillosa, tal vez me dirán “¿qué harías tú en su situación?, ¿qué salida habría?” y claro, a final de cuentas es una película; hay probablemente miles de personas en Texas en este momento a quienes les pasa lo que a él y jamás lo intentarían, pero por eso es interesante hacer en una película lo que quizá muchos sueñan con intentar.

Los personajes podrían ser mucho mejores si no hablaran durante toda la película, sus diálogos exagerados los hacen caricaturescos; en general creo que este guionista debería pulir su método para escribir diálogos, porque además de lo exagerado de sus diálogos en general, sucede lo siguiente: parece que el filme intentaba dar una idea, pero en vez de dejar que la historia refleje esa idea por sí misma, tuvo que escribir diálogos que suenan a lo más anti-natural del mundo para decirle a la audiencia la idea que quería retratar. En el lugar donde yo trabajo, hacemos videos educativos, y en ocasiones los puntos académicos a abordar (que son obligatorios), los tenemos que meter con calzador a la trama, haciendo que luzca bastante como una lección (aunque procuramos que parezcan videos con conversaciones casuales). Así sentí esta película, como si tuviera diálogos que le dijeron “esta línea tiene que venir en la película, tú verás cómo le haces”. ¡Muéstrame en vez de decirme todo, película!

Mi calificación:

🌟🌟🌟🌟

Muy buena, muy bella, disfrutable, ¡de hecho me encantó!, pero obvia y con diálogos malos.

¿Qué te pareció a ti esta película?

Por favor, siéntete libre de estar en desacuerdo conmigo, ¡o aún más libre de concordar!

Deja tu comentario abajo.

🏆NOMINADAS: Un camino a casa🏆

Que cosa tan maravillosa es la tecnología. Objeto de mucha controversia, pues ha taido cosas tanto buenas como malas a la humanidad. Esta película trata sobre las cosas buenas.

Un hombre adulto que fue adoptado de niño por una pareja australiana, comienza a tener una crisis de identidad: no es realmente australiano, pero todo lo que lo unía a su cultura natal (es originario de la India), lo fue perdiendo con los años. En ese momento, comienza a reflexionar sobre la familia que perdió tantos años atrás y lo tortura la idea de que lo estén buscando día con día mientras él continúa con su existencia primermundista. Pero una innovación tecnológica se atraviesa en su camino: Google Earth, y le da la posibilidad de rastrear el lugar donde se perdió años atrás.

Esta es una película muy emotiva, es un viaje tanto físico como personal, de alguien que pierde a su familia y después hace todo lo posible por encontrarla. Sin embargo, es una película desordenada que no tenía idea de qué quería ser o hacer. Como pueden ver tanto en el trailer como en la fotografía que he puesto de encabezado, quieren hacer ver que Google Earth es de lo que más se habla en la película. Pero, ¿qué creen? No solo Google Earth termina perdiéndose entre todo lo que sucede, sino que la mayoría de lo que hay en el trailer son imágenes de 1/3 parte del filme, y he ahí el problema: quisieron abarcar demasiado. Quisieron contar la historia del niño que se pierde y después la historia del hombre que retorna, ¡y pudieron haberlo hecho!, si hubieran manejado mejor la narrativa. El inicio de la película es excelente, muy sentimental y bellamente contado. El acto final también es muy bello; nada sorpresivo, eso sí, pero poderoso. Sin embargo, ¡el problema es la transición! Todo lo que entre perder a su familia y encontrarla es un intento fallido de hacer que nos conectemos con el personaje ahora en su fase de adulto: todo muy rápido y nada sutil, da la sensación de que lo único que quieren es llegar a la parte jugosita, ese bello final; no se dan cuenta de que primero la audiencia tiene que partir el filete y dejar que se enfríe, saborear cada mordida; quieren meterle todo el filete en la boca de un zopetón para después sentarse frente a él con mirada expectante preguntando “¿¡te gustó!?”.

Mi calificación:

🌟🌟🌟1/2

Buena, pero con un segundo acto muy flojo.

 

¿Qué te pareció a ti esta película?

Por favor, siéntete libre de estar en desacuerdo conmigo, ¡o aún más libre de concordar!

Deja tu comentario abajo.