Alza la voz. Acoso callejero

image

El día de hoy me atreví a hablar.

Iba caminando por la calle y un chico, supongo que debido a mi cabello de dos colores y mi tipo de vestimenta del día de hoy, me gritó “punk” desde un automóvil en movimiento.

Por supuesto, esto ha sido poco, prácticamente inofensivo frente a otro tipo de cosas que me han dicho en la calle, pero no debe pasar desapercibido. ¿Por qué una persona desconocida se siente con el derecho de gritarme cosas en la calle?

image

Había un poco de tráfico, así que, tras una fila de automóviles, el auto en el que venía este chico, del cual era copiloto, se detuvo un poco más adelante de donde yo estaba.
Sin ser grosera, sin ser agresiva, comportándome simplemente inquisitiva, le pregunté “¿por qué le gritas a las muchachas en la calle?”; su reacción automática fue confusión, se notó en su rostro que jamás se imaginó una situación así tras hacer su broma inofensiva. Inicialmente no supo qué decir, pero después de unos segundos me dijo, desafiante: “nada más” y yo le pregunté si hacía las cosas sin razón, como un animal, por instinto. Agachó la mirada y, apenado, me pidió perdón.

image

Sinceramente, espero haber provocado en esta persona un poco de reflexión, espero, con mi pregunta, haber hecho que se pusiera pensar por qué las personas realizan ese tipo de actos. Por su mirada y su reacción, era evidente que ni siquiera él sabía la razón de esta acción.

image

Sé que esta anécdota es sumamente softcore, no se acerca ni un poco a otro tipo de situaciones de carácter más sexual y que dejan a las víctimas sintiéndose avergonzadas e impotentes, pero espero con esto poder instar a las mujeres a alzar la voz cuando se encuentren en una situación así -siempre sin poner su integridad en riesgo, por supuesto-. Cuando alguien les haga algo así en la calle, pregúntale por qué, exígele razones; creo que esa es una de las mejores maneras de erradicar poco a poco la situación de acoso callejero que vivimos las mujeres de forma regular.
A los hombres los invito a, antes de hacer un acto de este tipo, preguntarse  “¿por qué hago esto?” si no hay una razón, los invito a que no lo hagan. Y no, “porque es sexy/bonita/guapa” no es una razón válida. Confía en mí, a ella no le interesa la opinión de un desconocido.

Para información y anécdotas sobre sexismo cotidiano, visita el proyecto @EverydaySexism en Twitter

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s