Crónica docente

He estado bastante desaparecida de mis redes sociales últimamente. Me disculpo con mis miles de seguidores que obviamente ya no soportaban no tener noticias de mí . . . (espero que sea evidente que estoy bromeando).

La razón de mi desaparición temporal fue que conseguí un demandante empleo en una escuela primaria, como maestra de inglés, y hoy que regreso, quiero hablarles un poco al respecto.

Al principio, dar clases a primaria fue un inmenso shock para mí, nunca antes había trabajado con niños; sabía que no me agradaban los niños, pero de verlos de lejos, no porque hubiera tenido una experiencia cercana. Y tenerla fue, al principio, peor de lo que creí. Me impresionó con cuánta convicción un grupo de niños puede molestarte intencionalmente, con cuánta enjundia te muestran su desinterés y desagrado; la poca consciencia que tienen sobre la obediencia, el ruido que pueden generar…

1093-grande

En realidad le di clase a varios grupos, pero el único que era “mi” grupo, al que le daba inglés a diario, era 3°B, niños entre 8 y 10 años, que no podían estar menos interesados en el inglés…o al menos así lo parecían al principio. Y sólo supe frustrarme: había entrado casi al final del año, y me tocaba darle un buen cierre a un grupo de niños que yo no conocía, y que no me conocían; no sabía yo acerca de sus dinámicas como grupo, acerca de las costumbres de la escuela y, aunque mis colegas intentaban ayudarme tanto como podían, también ellas tenían sus propias preocupaciones, no podían desgastarse explicandome absolutamente todo; mis jefes me presionaban mucho, mi horario era agotador y, con las planeaciones por las tardes, no me quedaba tiempo para mí. Sentía que no podía más, quería renunciar, pues no podía hacer ninguna de las cosas que me hacían feliz: escribir, leer, postear en mi blog…

frustracionPero entonces, algo increíble sucedió, algo que yo no esperaba. Los niños dejaron de ser “los niños”, un ente colectivo concentrado en nada más que agotar mi paciencia y probar mi temple, y se convirtieron en individuos: “Kate”, “Diego”, “Otto”…comencé a conocerlos uno a uno, y comenzaron a confiar en mí. De pronto, me escuchaban, de pronto, logré romper su apatía hacia mi materia; se divertían, y yo también. El resto del trabajo seguía siendo agotador, pero estar con ellos, ver cómo aprendían poco a poco, notarlos emocionados con las actividades, se volvió una enorme recompensa.

Y empecé a entender sus conductas; siempre, invariablemente, todo viene de casa. A algunos traté de ayudarles con mi cariño, a otros con pequeños consejos, a otros echándoles las porras que tal vez les hacían falta en casa. Estar con ellos me enseñó algo que siempre ha sido difícil para mí: extenernar mi afecto y mi ternura por otros.Un niño, responde ante tales emociones, si te acercas por obligación, recibirás una puerta cerrada, sin embargo, cuando te acercas por genuino interés y cariño, los niños responden.

stimulants-teacher-kids

Tal vez yo no sea la persona más paciente del universo, ni la más tierna, juguetona y cariñosa con los niños, sin embargo, hay algo de lo que siempre me he jactado de hacer bien: escuchar. Y los niños lo sintieron, sé que se sintieron escuchados y que fue entonces cuando ellos comenzaron a escucharme y a responder a mí. Logré que una niña que iba reprobando sacara un 7, y que un niño con muchísimo potencial, pero malas calificaciones por conducta, sacara 9. Jamás me había sentido más orgullosa de un logro en mi vida.

Uno de mis profesores del diplomado de enseñanza del inglés, nos dijo que buscáramos nuestro llamado, nuestra profesión. En esta vertiginosa experiencia de tres meses, llena de lágrimas, sudor, desvelos e inclusive sangre (es imposible salir sin un accidente cuando enseñas primaria), yo encontré mi segundo llamado, mi segunda vocación: ser maestra.

Lo que comenzó como una experiencia no muy agradable, terminó siendo un camino bastante iluminador, me permitió vislumbrar lo que quiero hacer en un futuro. Agradezco enormemente a esos niños, a mis colegas y a la maestra Anylú, mi maestra de literatura de la preparatoria, quien me dijo acerca de este empleo y que me apoyó muchísimo.

Así que ya saben, los caminos de la vida pueden parecer confusos y poco agradables, pero confíen, siempre nos llevan a donde necesitamos estar.

Anuncios

4 comentarios en “Crónica docente

  1. Itzi Paulina Medina Jiménez dijo:

    Grandioso texto que recoge lo más relevante de una experiencia que, seguramente, miles de jóvenes en este país han vivido. Porque la realidad, que de hecho todos los universitarios sabemos desde el inicio de la carrera, es que el trabajo más usual al egresar de una institución de nivel superior es el de profesor. Y claro que a veces no es que nos emocione ese futuro pero lo vemos como un fin inevitable, pero en la mayoría de casos –quiero creer– acabamos fascinados por todo lo que esconde la docencia. Los rumbos de la enseñanza son mágicos porque representan también rumbos de aprendizaje; es más lo que uno aprende como maestro que los que son tus alumnos, o así se siente quien disfruta de esta profesión.

    El asunto más bello es que el crecimiento de uno al convertirse en maestro se da mucho más allá de lo profesional: es personal, es emocional y, en fin, cada quien sabe en que otros lares evoluciona. Este crecimiento es más valioso si resulta en una reflexión sobre la docencia y todo lo que a esta se vincula; veo que tú, precisamente, llegaste a ese punto, ¡felicitaciones! Leer tu historia y evaluación de ella me motiva y me invita a mirar tu experiencia y mirarme yo en ella; de nuevo, reflexionar.

    Por último, eso que viviste con niños pequeños no se aleja mucho de lo que según mi experiencia se vive con alumnos de nivel universitario; eso está para pensar, ¿no?

    Gracias por un escrito sincero y humano.

    Le gusta a 1 persona

  2. kzumy dijo:

    Jose!!!!!!!!!!
    Que bien, haz aprendido algo…
    y lo mejor, algo que no se paga con dinero…
    la recompensa por tu logros, esa recompenza que te llena el corazon, el alma, y si fuera poco hasta los huesos.
    esa que al recodar te llena los ojos de lagrimas, lagrimas de felicidad
    que enchilla la piel de tu cuerpo y te hace sentir iluminada hasta en los momentos de mas oscura desesperacion…

    estoy muy orgulloza de ti
    te quiero mucho y estoy muy feliz por ti.

    espero que esta solo sea una probadita de todo lo que puedes hacer, te impulse y seas una mejor mujercita.

    -te saranjeo-.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s